"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 9 horas

'Somos la columna vertebral de la coalición de gobierno'

Simón Gaviria, jefe del Partido Liberal, dice tener claro que con el distanciamiento entre el presidente Juan M. Santos y Álvaro Uribe, su colectividad tiene cada vez más carteras claves en el Gobierno.

Simón Gaviria, director del Partido Liberal, cree que el presidente ternará a la Procuraduría a un candidato con todas las condiciones. / Archivo  - El Espectador
Simón Gaviria, director del Partido Liberal, cree que el presidente ternará a la Procuraduría a un candidato con todas las condiciones. / Archivo - El Espectador

Después de un tiempo de no dar entrevistas “cara a cara” sobre diversos temas, Simón Gaviria, jefe único del Partido Liberal, responde a las críticas que se le han hecho recientemente a la colectividad. Habla sobre la elección de procurador y las fracasadas consultas del fin de semana pasado.

¿Sintió que le dieron muy duro en los medios después de la reforma a la justicia?
Es una lección aprendida que a lo mejor se dio por exceso de honestidad y de confiar en el ministro de Justicia. Es algo del pasado y ya quedó atrás.

¿Cómo le va con la dirección del Partido Liberal?
¡Muy bien! Sacando adelante una reestructuración de directorios, iniciando un programa de rendición de cuentas y una gran campaña de carnetización, trabajando en la reagrupación del partido con una comisión encabezada por gente tan distinguida como Alfonso Gómez Méndez. Hay muchos que piden regresar a la colectividad.

¿Le están haciendo caso los integrantes de la bancada?
Sí, vamos trabajando de manera muy armónica; el partido está muy compacto, pasando por un excelente momento. Cada vez vemos más distante al presidente Uribe del presidente Santos y eso nos ha permitido ser la columna vertebral de la coalición de gobierno.

¿Ser la columna vertebral también se ve reflejado en los puestos que les da el Gobierno, es decir, en burocracia?
Cada vez se les confían a más liberales carteras de mayor importancia y trascendencia. Vemos que las ideas liberales están haciendo las ejecutorias del Plan de Desarrollo.

Se le ha criticado lo que sucedió con Sigifredo López y la carta que le envió después del anuncio del fiscal Montealegre. ¿No fue oportunista?
Sobre ese tema ha habido mucha desinformación que no he entendido de dónde viene. En el partido hemos sido exigentes en materia ética y hemos abierto investigaciones por cosas mucho menos delicadas que aquellas de las que se acusaba a Sigifredo. En ningún momento se lo suspendió ni sancionó. Además, lo hicimos antes del anuncio de la Fiscalía. A Sigifredo lo estigmatizaron, lo criticaron muy duro y es hora de resarcir ese episodio.

¿Sigifredo va a volver a hacer política con ustedes o de eso todavía no han hablado?
Tiene las puertas abiertas. Por ahora hemos hablado de unas marchas que organizará el partido en favor de las víctimas, en torno al proceso de paz, y queremos que él nos ayude a encabezar el ejercicio.

Otra de las críticas que se le hicieron al partido fue lo que sucedió con la elección del nuevo defensor del pueblo, el doctor Jorge Armando Otálora. Lo vieron a usted haciéndole campaña fuertemente oficina por oficina.
Uno tiene derecho a hacer campaña por alguien, eso no es un delito. Mientras nosotros le hacíamos campaña a Otálora la doctora Ilva Myriam Hoyos, de la Procuraduría, acompañaba por diferentes partes del Congreso a la doctora Beatriz Linares, otra de las candidatas, y hacían reuniones en ese sentido.

¿Esa campaña se ve reflejada en los puestos que les van a dar en esa entidad?
No sé qué nombramientos se han hecho hasta ahora en la Defensoría; además, no discutimos el tema de los puestos. Yo creo que va a manejar la Defensoría con gran transparencia.

¿Esa no fue una terna de uno para ustedes?

¡No! La doctora Beatriz Linares se rumoraba fuertemente como la próxima defensora del pueblo. Desde hace meses tuvo mucha gente haciéndole campaña.


¿Pero ustedes no acordaron con los conservadores que ellos votaban por Otálora para la Defensoría y ustedes les devolvían el favor votando por el procurador Ordóñez para su reelección?

No hubo ningún acuerdo de esa naturaleza con los conservadores ni con nadie. Ellos se opusieron a nuestro candidato hasta el último momento.


Y hablando del procurador, ¿cómo es que el Partido Liberal, que pregona ideas totalmente opuestas a las de Ordóñez, lo apoya en su reelección?

No hemos tomado esa decisión. No sé eso de dónde sale. Sé que hay unos senadores que a lo mejor ven con beneplácito esa candidatura, pero hasta que no se conforme la terna no vamos a tomar ninguna decisión.


Hay congresistas liberales que han dicho que la decisión se tomó desde diciembre...

Yo no fui parte de esa decisión ni de ningún tipo de comidas en ese sentido. De hecho, yo no era el presidente del partido para esa época. Quien estaba al frente de la colectividad era Rafael Pardo.


¿Se tomará la decisión en bancada o los dejarán libres para votar?

Es una decisión de los senadores y se hará lo que más le convenga al país.


¿Usted sí cree realmente que el presidente ternará a alguien que dé la pelea?

Va a ternar a alguien que tenga todas las condiciones.


Usted está dentro del Congreso y conoce a sus compañeros. Muchos ya han anunciado su apoyo al actual procurador. ¿Ese apoyo se debe a que le tienen temor?
Yo respeto a las demás bancadas y no me atrevería a poner palabras en su boca; cada una tendrá una razón para votar. La mayoría está esperando a que se conforme la terna.


A propósito de otra integrante del partido, Piedad Córdoba, las Farc la han pedido como integrante de la mesa de negociación. ¿Qué opina de esa posible participación?

Si las Farc la piden como negociadora, ella lo haría a título personal y bajo ninguna circunstancia a nombre del Partido Liberal. No opinamos sobre ese tema.


¿Qué relación tiene Piedad Córdoba con el Partido Liberal, aparte de que sigue teniendo la credencial de la colectividad?

No lo tengo claro, me imagino que estará fuera del partido. Sé que está en el proceso de fundar un nuevo movimiento político, Marcha Patriótica, totalmente ajeno a nosotros y que aspira a sacar listas a la Cámara y al Senado en la próxima elección, pero aún no ha renunciado a su credencial ni la hemos expulsado.


Se ha pedido participación de las mujeres en la mesa de negociación. ¿Cree que Piedad Córdoba es quien debe estar ahí?

No, mejor algo contrario a lo que fue la discusión del Caguán. En vez de Piedad Córdoba, yo pensaría en Carmen Palencia, que pertenece a una de las principales ONG de víctimas de Colombia. No podemos sacrificar el proceso a cambio de oportunismos o shows mediáticos.


¿Qué opina de las fracasadas votaciones del domingo?

Preocupante, porque pueden deslegitimar algo importante en la democracia, que es la posibilidad de tener consultas internas. Eso permite mantener la unidad de los partidos y fortalecer los mecanismos institucionales. Esa baja votación no puede demeritar el fortalecimiento de la democracia en el país. Lo otro es volver a la plena dictadura del bolígrafo, contra la que por muchos años se luchó para que no se impusiera.


¿Y cómo hacer con la financiación? ¿Qué le parece la propuesta de que los partidos financien sus consultas?

Los partidos, por la ley de financiación actual, no podrían llevar a cabo una consulta de esa envergadura. La democracia cuesta y eso es difícil de entender, pero el gran temor es que esa baja votación del domingo afecte un proceso de democracia por el que se ha luchado por mucho tiempo. El costo es alto y hay que mirar cómo se reduce, pero el principio de las consultas internas es loable y valioso.


Se está debatiendo la reforma tributaria en el país. ¿A usted le gusta?

Aplaudimos la idea de volver a Colombia una sociedad más igualitaria después de impuestos. Hay personas de altos ingresos que, a través de excelentes abogados tributarios, están logrando deducir tanto que acaban pagando una tasa efectiva de renta por debajo de la que paga el asalariado promedio. Por eso se crea el impuesto mínimo obligatorio que hace que la gente de altos ingresos pague un 15% independientemente de las deducciones correspondientes. En materia de parafiscales sólo estamos dispuestos a apoyarla si se garantiza que los recursos de la salud y los recursos para el Sena y el ICBF van a aumentar. Igualmente, vamos a defender que no se toque la canasta familiar y tampoco a quienes ganan menos de $2,5 millones.

Las críticas a Simón Gaviria

Mientras para muchos fue un logro que Simón Gaviria llegara a ser el presidente más joven de la Cámara de Representantes, para otros fue producto de la herencia política de su padre,  el expresidente César Gaviria Trujillo. Incluso, las críticas se han multiplicado desde que asumió la presidencia del Partido Liberal.
La exsenadora Piedad Córdoba fue la primera en acusarlo de haber llegado a la dirección de la colectividad no por méritos propios sino por el ropaje que le brinda el poder político de su padre. Córdoba incluso demandó la elección, pero el juez 55 penal de Bogotá consideró improcedente la tutela interpuesta por la exparlamentaria.
Pero, sin duda, el día que se le vino el mundo encima al joven político fue a propósito del tristemente célebre episodio de la reforma a la justicia, cuando Simón Gaviria, siendo presidente de la Cámara, argumentó que no había visto los ‘micos’ que llevaba el articulado por que había leído “muy por encima” el texto aprobado por los conciliadores.