Surgen críticas a William Brownfield por su defensa de fumigación con glifosato

En el Congreso dicen que se equivoca al defender el uso del glifosato para combatir los cultivos ilícitos.

Ante las declaraciones de William Brownfield, subsecretario de Estado para Asuntos Antinarcóticos de EE.UU., en donde defendió el uso del glifosato en la erradicación de cultivos ilícitos y afirmó que en Colombia subió la producción de cocaína, desde el Congreso surgieron duras críticas al funcionario estadounidense.

El senador Guillermo García Realpe dijo que Brownfield tiene que investigar más a la hora de hacer una defensa de un herbicida que podría causar cáncer.

“Hay que refutarle en su totalidad las afirmaciones a William Brownfield. Para empezar, la Organización Mundial de la Salud (OMS) a través de la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer, (IARC) ha dado a conocer a la opinión pública estudios científicos que clasifican a este herbicida en una categoría que tiene en alerta a la población colombiana; lo catalogó como probablemente cancerígeno”, aseguró.

Resulta extraño -según el congresista- que desde EE.UU. se desconozca o se pase por alto los estudios adelantados por una autoridad de salud de tanta credibilidad como la OMS.

“En el estudio se hace referencia a los efectos negativos que causa en la salud humana el uso del glifosato en la erradicación de cultivos ilícitos, se encontró una relación directa de este herbicida con el linfoma non hodgkin, cáncer del sistema linfático, así mismo se advirtió las deformaciones que puede causar esta sustancia, además de lesiones en la piel y daño al medio ambiente, por esto pensamos que William Brownfield actúo de manera irresponsable”, dijo.

Por otro lado, García agregó que el Subsecretario de Estado para Asuntos Antinarcóticos también se equivoca al decir que en Colombia ha aumentado la producción de cocaína.

“Creo que Brownfield no hizo una investigación exhaustiva y salió a la ligera a dar declaraciones que confunden a la sociedad civil. En el último censo adelantado por la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito a través del Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (SIMCI) desde el año 2007 ha venido decreciendo el número de hectáreas de cultivos ilícitos en Colombia, por lo que también queda en evidencia la desinformación del funcionario estadounidense”, dijo.

El informe del SIMCI reporta que para el año 2007 el número de hectáreas de cultivos ilícitos llegaba a las 99.000 y para el, 2013 a 48.000, cifras que según el congresista no tuvo en cuenta William Brownfield.