Surgen defensores y detractores del voto obligatorio en Colombia

Mientras algunos consideran que esa iniciativa aumentará la corrupción y el fraude, otros apuntan que se robustecerá la democracia en Colombia.

Luego de que la comisión primera del Senado incluyera en la aprobación en primer debate de la reforma de equilibrio de poderes la posibilidad de establecer el voto obligatorio, dentro de la clase política surgieron defensores y detractores a esa iniciativa.

Mientras algunos consideran que aumentará la corrupción y el fraude, otros apuntan que se robustecerá la democracia en Colombia.

El senador Alexander López Maya dijo que “el sistema electoral colombiano permite el fraude y al imponer el voto obligatorio en estas condiciones, aumentará la corrupción”.

“El voto obligatorio en Colombia en medio de la mermelada, el fraude electoral y el clientelismo, en nada fortalece la democracia”, sostuvo.

En defensa de esa idea, que aún debe superar siete debates en el Congreso, la senadora Viviane Morales Hoyos dijo que el voto obligatorio incentiva una práctica que robustecerá la democracia en Colombia.

“El voto obligatorio es un mecanismo que puede ayudar a disminuir la corrupción (…) una obligación del ciudadano es participar en la vida política del país”, insistió.

En el Congreso de la República trascendió que el voto obligatorio podría operar para la eventual votación de los ciudadanos encaminada a refrendar los acuerdos de La Habana.

La idea es que los colombianos que no votan –argumentando estar hastiados de la política– acudan a las urnas para escoger la mejor opción para la paz.