Tanja Nijmeijer renunció al partido FARC 

Noticias destacadas de Política

La holandesa conocida en la guerra como Alexandra Nariño dio un paso al costado al considerar que no se siente identificada con la ideología que hoy maneja la colectividad que nació luego de la firma del Acuerdo de Paz.

La exguerrillera holandesa Tanja Nijmeijer, conocida en la guerra como Alexandra Nariño y quien hizo parte del equipo que negoció la paz en La Habana, renunció al partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) porque no se sentía sintonizada con las decisiones tomadas por ese movimiento político.

"Presento mi renuncia al partido, no cumpliré más tareas partidarias. Estaré disponible para cualquier cosa que puedan necesitar en lo personal, ya que parto con un sincero aprecio por muchos y muchas de ustedes", explicó la holandesa en un comunicado dirigido a su partido.

Le puede interesar: El expediente Tanja Nijmeijer.

La exguerrillera añadió que "cuando se lleva años en un espacio sin sentirse sintonizada con lo que se decide, discute o planifica, es hora de partir antes de convertirse en obstáculo".

Igualmente, expresó su desacuerdo con el manejo que le han dado los jefes de la FARC al partido político del que dice ha mutado en algo que no puede "asimilar todavía, quizás, no comprenderé nunca, pero de lo que sí estoy segura, es que ya no encaja conmigo", agregó.

Otra renuncia

Casi en simultánea se conoció la renuncia al partido de Andrés Mauricio Zuluaga Rivera, quien en su época de guerrillero era conocido como Martín Batalla.

"Actualmente no me siento representado ni en sus posiciones oficiales, ni en su dirigencia y mucho menos en la forma en la que se han venido tomando ciertas decisiones dentro del mismo. Por eso, también como muchos otros, prefiero hacerme al lado de la militancia partidaria", dijo Zuluaga en una carta dirigida al partido.

Añadió que seguirá "luchando por el proceso de implementación del Acuerdo de Paz y brindando toda la ayuda en este proceso" a quienes están al mando del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) ubicado en Anorí, departamento de Antioquia, en donde exguerrilleros hacen la transición a la sociedad.

Varios militantes del partido FARC han renunciado, pero la más significativa fue la ocurrida en noviembre del año pasado cuando al menos 39 de ellos dejaron la colectividad alegando falta de consolidación en el movimiento político, especialmente en Bogotá.

Militantes desde los noventa

La holandesa llegó en la década de 1990 a Colombia y pocos años después se unió a las Farc. Fue una excombatiente que se convirtió en uno de los rostros más reconocidos cuando el Ejército encontró sus diarios en un campamento.

En el proceso de paz en La Habana, Nijmeijer hizo parte del equipo negociador de la guerrilla. Luego de la firma del Acuerdo, el Gobierno expidió un decreto para crear una visa de "residente especial de paz" para los extranjeros que formaron parte de la guerrilla, para que así fueran debidamente identificados, entre los beneficiados estuvo la holandesa.

También: Decreto “Tanja”: habrá visa de residentes para extranjeros miembros de las Farc.

En abril del año pasado, la Justicia Especial de Paz (JEP), que investiga los crímenes cometidos en el conflicto armado, llamó a declarar a 16 exguerrilleros de las Farc de rango medio y bajo, entre ellos Nijmeijer, como parte del proceso que lleva a cabo por secuestros cometidos por ese grupo.

Los desmovilizados, dice la JEP, supuestamente participaron en el secuestro de 12 diputados del Valle del Cauca el 11 de abril del 2002. También de los indigenistas estadounidenses Terence Freitas, Ingrid Washinawatok y Laheenae Gay el 25 de febrero de 1999, así como el de la excandidata presidencial Ingrid Betancourt y su entonces compañera de fórmula a la Presidencia, Clara Rojas, en febrero de 2002.

Once de los doce diputados secuestrados y los tres indigenistas estadounidenses fueron asesinados por la entonces guerrilla de las FARC

Comparte en redes: