Tatequieto a 'niños fantasma' del sistema educativo

La Registraduría con el sistema de identificación biométrica para menores de edad podrá cruzar las bases de datos y no permitir la estafa al Estado.

El desfalco al Estado a través de los ‘niños fantasma’ les quedará mucho más difícil a quienes quieran cometer ese ilícito.

La Registraduría Nacional del Estado lanzó el sistema de identificación biométrica para menores de edad en edades entre 7 y 14 años. (Lea más del sistema).

El registrador Carlos Ariel Sánchez dijo que gracias a ese sistema al estar en la base de datos se pueden hacer los cruces y establecer si el documento está vigente y si el niño o la niña están en el Archivo Nacional del Identificación.

El robo con el sistema de ‘menores fantasma’ llevó a un desfalco de $116.000 millones, según un informe del ministerio de Educación presentado en febrero. De hecho, eran 97 mil niños los que no existían. (Lea más de la estafa). 

En promedio cada documento le cuesta a la Registraduría $30.000. Sin embargo, ese valor es asumido por esa entidad y no por los padres de los menores.

“A los niños les sale gratis porque es de presupuesto de la Registraduría y sólo valdría en caso de pérdida del documento”, explicó.

En el país hay actualmente un aproximado de seis millones de menores de edad entre los 7 y 14 años.

“El niño que vaya llegando a los 7 años debe sacar el documento nuevo”, recalcó Sánchez.

Otro de los beneficios, según el registrador, es la seguridad que a los niños y las niñas del país dará este sistema.

“Un niño que se puede identificar biométricamente no puede salir de las fronteras porque así lo establecen los lectores de huellas”, indicó.

Temas relacionados