“Tenemos que ‘desbogotanizar’ la política”: Luis Pérez

Noticias destacadas de Política

El exalcalde de Medellín y exgobernador de Antioquia destapa sus cartas de cara al pulso presidencial de 2022. Cuestiona duramente el gobierno Duque, dice que el país está en cenizas y que junto con otros políticos regionales le apuestan a crear un movimiento con presencia en los 32 departamentos, cuyo nombre sería “Colombia independiente”. Propone cadena perpetua para todo el que mate a otra persona.

¿Usted va a ser candidato presidencial en 2022? ¿Qué les propone a los colombianos?

Llevo gran parte de mi vida trabajando y sirviéndoles a los antioqueños y a los medellinenses, y quiero que mi labor, mi dedicación, mi conocimiento y el éxito en mis empresas se puedan aplicar a Colombia. Aquí lo que tenemos es que entrar a solucionar los miles de problemas que tienen nuestros compatriotas. Este país prácticamente está en cenizas, hemos retrocedido de 15 a 20 años.

¿Y la idea es participar de esa propuesta que se viene haciendo desde lo regional para hacer una consulta y escoger a un candidato?

Hemos venido trabajando en “desbogotanizar” la política. Los colombianos no podemos seguir leyendo y mirando cómo ocho o diez personas, reunidas en Bogotá, escogen quién va a ser el próximo presidente. Esto no es un virreinato y hay que darles espacio a las regiones. Lo que se quiere hacer es un gran movimiento nacional, donde podamos buscar soluciones para todos los sectores. En las regiones tenemos un potencial con el que podemos llegar a acuerdos con Bogotá.

Le insisto, ¿va a estar en esa coalición que están convocando sectores políticos del Valle, la Costa Atlántica, los santanderes y otros?

En lo que estamos trabajando para julio o agosto es mirar si somos capaces de crear un movimiento político por firmas, en el que los 32 departamentos tengan representación. Inicialmente se ha planteado el nombre de “Colombia independiente” o “Colombia piensa en grande”. Tengo una magnífica relación con Dilian (Francista Toro), los Char, los exgobernadores, los exalcaldes, y a todos los veo muy entusiasmados en tener una propuesta regional. Uno de los temas que más nos preocupa, por ejemplo, es que la educación de los niños pobres debe ser similar a la de los niños ricos. No podemos permitir que haya diferencias. La educación no se puede convertir en una fábrica de desigualdades.

¿Cómo parar la aguda polarización política en que está el país?

Colombia tiene tradición de ser violento entre los políticos. Hace muchos años un congresista mató a otro en el Capitolio, le sacó un arma y le disparó. En el Congreso se escuchan insultos y calumnias. Y esa violencia virtual que muchos sectores usan en las redes sociales para atacar a otros la tenemos que controlar. A la política debe regresar el bien común, así era hace muchos años cuando no se les pagaba a los políticos. Hoy nos pagan y debemos ser más trabajadores y responsables, tenemos que lograr que vuelva la misericordia a la política. Aquí alguien se cae en un hueco y, en vez de ayudarlo a salir, lo tratan es de hundir.

Pareciera que los partidos no están para proponer candidatos por sí solos y se habla de un descrédito en la política, ¿qué está pasando?

Es cierto, a los políticos nos tratan de ladrones, corruptos y muchas cosas más. La política se ha degenerado y hay que cambiarla. Este oficio es muy lindo cuando se llega para servir y buscar el bien general. Los insultos hay que cambiarlos por propuestas, razones, proyectos y grandes soluciones.

¿Por qué dice que el país está en cenizas?

Porque la pandemia ha afectado al mundo y la forma como se manejó en Colombia, a razón de la economía, con el empleo de los ciudadanos, con los más pobres, ha sido desacertada. ¿Cómo van a creer que primero se atiende a las élites y después a los pobres?

¿Y para usted eso fue lo que hizo el gobierno Duque?

Es lo que está haciendo el mundo, incluido Colombia. Y tengo una crítica para todos los gobernantes: presidente, alcaldes y gobernadores, y es que la mayoría optaron por dejar de ser estadistas y se convirtieron en médicos o enfermeros, en gerentes de la tragedia. Los colombianos estamos sin futuro, no hay propuestas, simplemente nos quedamos contando muertos y recetando medicinas. Lo grave no es caerse al agua, sino quedarse en ella.

En Colombia no hay internet en el campo. Hoy tenemos a nuestros campesinos sin educación, y eso es una vergüenza. No entiendo por qué nadie ha salido a protestar por eso. Tiene que haber una forma de lanzar un satélite para que todos los colombianos tengan Internet, eso es necesario hasta por seguridad nacional. Uno está en una carretera y hasta la misma Policía no tiene comunicaciones. Que todos los campesinos del país se quedaran todo un año sin estudiar es un desastre, y desde el punto de vista humano es una violación a todos los derechos de las personas.

Lea también: ¿Crece alianza de la centro derecha? Peñalosa, Toro y más se reunirán con miras a 2022

¿Un satélite?

Sí, es muy preocupante que el campo no tenga Internet y más con esta pandemia. Y no pueden decir que no hay plata para comprar un satélite, que cuesta US$160 millones, pero sí se tenga para prestarle a Avianca US$300 millones. Eso no tiene presentación. Ese satélite, por seguridad nacional y por acceso a Internet, lo deberíamos tener hace mucho tiempo.

Claro que hay que decir que nadie esperaba que llegara esa pandemia, la cual alteró todos los planes de desarrollo…

Es que el país está manejado por dirigentes análogos. Este es un país de jóvenes digitales, el mundo está digitalizado, y la mayoría de nuestros dirigentes son análogos. Y lo más grave es que nos cogió una pandemia que hasta las universidades están atrasadas. Por el atraso en el tema digital, no se pudo responder en lo de comunicaciones y digitalización, que tanto se necesita.

Cuando creé la universidad digital en Antioquia las críticas llovieron y hoy tenemos 28 mil estudiantes. Hoy todo el mundo está mirando a ver cómo se hace para que esta universidad, que empezó en Antioquia, se replique en toda Colombia. Es que todo se transformó y ahora cualquier persona en el mundo puede ser profesor en Medellín y vivir en Nueva York, por ejemplo. Nosotros no podemos seguir estando dirigidos y gobernados por personas que están es pensado en su bienestar y en lo análogo, tenemos que buscar líderes que de verdad trabajen y piensen en el bien común y trabajen por él.

¿Qué implementaría para el país de lo hecho en Antioquia y Medellín?

Son varios temas en los que estamos trabajando, pero una de los proyectos que estaría radicando ante el Congreso de la República es el que tiene que ver con la gratuidad para la educación en los 32 departamentos de Colombia. Eso lo tenemos que hacer, es la principal de las necesidades de la patria.

¿Y de dónde va a sacar los recursos para subsidiar esa educación?

No le podemos buscar problemas a las necesidades de los colombianos. Aquí tenemos recursos para todo y la educación debe ser la prioridad. Dentro de este proyecto de ley también presentaría un artículo para que tengamos 32 universidades digitales en los 32 departamentos, y eso se debe hacer en el primer año de gobierno. La educación universitaria tiene que ser gratuita. Esta es una sociedad muy feudal, muy ‘cositera’ con los pobres, que son los que deberían tener más derechos. En todas las ciudades del mundo se les facilita a los pobres poder ingresar a las universidades, tienen comedores, privilegios, y no es posible que mientras eso pasa y va en aumento, aquí cerramos las residencias universitarias.

Otro tema preocupante es el de la energía. En Colombia hay una muy sospechosa relación entre los grandes capitales y el Gobierno. Eso hay que profundizarlo e investigar, pues el Gobierno debe ser totalmente independiente de esos capitales. Hoy una familia que se gana el salario mínimo está pagando entre el 23 y el 35 % en servicios públicos, y eso no puede ser, es algo miserable. Si me meto en esto es para cambiar muchas de estas cosas que he señalado y que me parecen injustas. A mí por ejemplo no me disgusta una Colombia federal, pues este es un país donde hay exceso de centralismo, y está probado en todo el planeta que los países centralistas son subdesarrollados. Por mencionar un ejemplo, los campesinos de Colombia no tienen agua, ni electricidad, no se pensionan, no los subsidian, no tienen nada, pero a la hora de erradicar los cultivos de la coca, en lo que el Gobierno Nacional tiene todo el derecho a hacerlo, no se les dan otras oportunidades, no se les dan subsidios y condiciones para que puedan vivir y sustituir esos cultivos. Una de las alternativas que tengo para este tema es hacer un censo de todos los cultivos de coca que hay en el país y sustituirlos por cultivos de ‘cannabis’ medicinal. Ese es uno de los mercados más grandes del mundo, el mismo gobierno y los empresarios puedan comprar toda la producción y llegar así a todas estas regiones apartadas de Bogotá.

¿Cómo reactivar la economía después de la pandemia?

El Gobierno colombiano se ha convertido en un gobierno burocrático, que está dejando de ser productivo con el paso de los años. Han vendido las empresas más importantes que le producían riqueza al Estado, y más triste es cuando cada gobierno de turno en lo que piensa es en reformas tributarias. Da risa que cada año tengamos una reforma tributaria, y todos lo han hecho. Ello demuestra que tenemos un país descompuesto e improductivo, que piensa que la única alternativa para recaudar más recursos es subir impuestos.

Los expertos afirman que hoy evaden más de $50 billones y que las exenciones son de más de $20 billones, ¿qué hacer controlar este fenómeno?

Lo primero es que debemos tener un país productivo. No podemos hacer más reformas tributarias para subir los impuestos a la gente sin crecimiento del escenario contributivo. Si no hay más empresas, lo único que seguirán colocando es más IVA, siendo para nosotros el más alto del mundo. Y quieren incluso que sea del 20 o 21%. Así los colombianos vamos es a trabajar para el Gobierno.

Tengo entendido que usted le hizo una propuesta al presidente Duque…

Le dije que compráramos 100 mil hectáreas en distintas partes del país para poder hacer fábricas. Por ejemplo, en Buenaventura podemos compra 20 mil hectáreas y montar plantas para hacer neveras o lavadoras. Otras 20 mil podrían ser en Santa Marta o Cartagena o Antioquia, donde hay puertos. Y que los productos estén libres de impuestos por lo menos en cinco años. Hay muchas formas de conseguir productividad y empresa, eso genera empleo estable y nos quitamos tanta informalidad. Los informales no pagan impuestos, esto de verdad que no tiene sentido. Nosotros tenemos que pensar distinto y la forma no es haciendo reformas tributarias.

Le puede interesar: Alejandro Char: una campaña presidencial que se construye en silencio

Usted fue uno de los que advirtieron muchas de las cosas que hoy están pasando con Hidroituango. Uribe ha pedido incluso intervención de EPM y es un fuerte crítico de las medidas que ha adoptado el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, ¿cuál es su visión al respecto?

Hay una pelea irracional, donde todos se tiran. Y cuando las personas son irracionales, comienzan a decir cosas irracionales. Con el respeto, la admiración y el afecto que le tengo al expresidente Uribe, es un desafuero pedir que intervengan a EPM. Eso sale es de esas peleas irracionales.

¿Pero qué está pasando entonces?

En Medellín ha habido mucha influencia de un grupo económico, el GEA, sobre EPM. Siempre han tenido candidatos a la Alcaldía y a la Gobernación. Mejor dicho, es un grupo económico y es un directorio político, las dos cosas al mismo tiempo. Claro que no se puede desconocer que hay muy buenos empresarios, excelentes personas y que han ayudado a que la ciudad crezca y al desarrollo del departamento. Pero obviamente con unos intereses muy grandes y muchas de esas empresas del GEA han crecido con la ayuda de EPM y han ganado mucho dinero. Ahora perdieron la alcaldía con Daniel Quintero, y esto les ha traído muchos traumas y frustraciones. No han sabido aceptar la derrota y han querido opacar su triunfo. A estas alturas, ¿cómo se les ocurre una revocatoria? Con eso la ciudad se atrasa, se paran las obras.

Hay preocupación porque se tenía presupuestado que se empezaba a producir energía en Hidroituango hace dos años y el desfalco en las arcas de EPM es monumental, ¿quién va responder por los recursos allí perdidos y el atraso en las obras?

Tengo el pálpito que Hidroituango le dará perdidas a EPM por $10 billones, porque al final esas obras se han hecho por instrucciones suyas. No creo que los contratistas tengan mucha responsabilidad, porque EPM les ha dicho ‘hagan esto y aquello’, y ellos tienen soporte de todo. Han pasado muchas cosas que no son buenas para un tribunal de arbitramento, por ejemplo, EPM los tiene demandados por $10 billones y no se entiende que en diciembre pasado les adicionan un contrato por más de un billón de pesos. ¿Qué señal se con esto? Pues que los contratistas son buenos.

¿Y entonces de quién es la responsabilidad? La Contraloría ya les imputó responsabilidad fiscal a tres exgobernadores…

Tenemos que saber quiénes autorizaron desviar el río Cauca por dos túneles sin compuertas. No descarto que los mismos contratistas buscaran ese camino, porque aquí hay una relación muy grande entre la corrupción y la contratación. Eso es lo primero que el país debe saber y descubrir, pero pareciera es que la plata pública no le duele a nadie. Lo primero que hay que investigar es qué pasó con esos contratos.

¿Cree que es acertada la demanda del alcalde Quintero?

Le veo muy pocas posibilidades y probabilidades. En un principio es acertada y lo más importante es que ayudará a que se conozca realmente la verdad. Ahora, cada parte y contraparte empezará a mostrar documentos, entonces sabremos muchas cosas de quién fue el que dio las órdenes. Los asesores internacionales le dijeron a EPM que no lo hiciera. El tema de los túneles es que tenemos que saber quién dio la orden de taponarlos y no tuvieron en cuenta que no estaban listos. Sobre el plan de aceleración de la obra, ¿alguien dio esa orden? ¿Quién la dio? Ese fue el mayor de los errores.

¿Cuándo cree que empezaremos a vender energía de Hidroituango?

Creo que Daniel Quintero terminará su alcaldía y aun no estará funcionando. La cosa es muy sencilla: el anterior gerente dijo “que todos los problemas estarían solucionados a junio de 2019” y hoy aún no están solucionados. Álvaro Guillermo Rendón dijo que en el 2020 y hoy están afirmando que para el 2022. Ya vamos en 2021 y la ANLA no le ha dado permiso a EPM de avanzar.

¿Por qué está pasando esto?

Porque es un proyecto complejo y no nos han dicho la verdad. El tema es que EPM nos va señalando la verdad cada seis meses o cada año. Si uno analiza esa adición al contrato, es muy diciente, pero esta obra es muy compleja, es la primera que se hace en el mundo. Incluso los contratistas llegaron a señalar que, si no eran exitosos en su tarea, no los sancionaran por lo complejo y porque nunca se ha hecho esto en el mundo.

¿O sea que existe la posibilidad de que se derrumbe todo lo que se ha hecho?

No, eso lo tiene que señalar la ANLA.

Pero es que usted deja entrever que, por la complejidad de la obra, podrían estar experimentando, ¿la ANLA le podría pedir a EPM que desembalse?

Porque la presa quedo remendada. Es una palabra muy dura, pero los americanos señalaron: “no se cumple con los estándares internacionales de diseño y de materiales”. El mismo vertedero está hecho para que trabaje un día, dos días, no toda la vida.

Regresemos al tema presidencial, ¿de los 32 departamentos, en cuántos ya se conformó equipos?

He venido visitando y dando conferencias en al menos 20 de ellos. Simplemente me estoy preparando para brindarle al país unas propuestas. Un líder debe pensar mucho en el futuro. Yo soy muy pragmático y un líder tiene que ver más que los ciudadanos. Cuando yo proponía cosas importantes para Medellín y para Antioquia me insultaban, pero el Metrocable fue una figura que revolucionó el mundo, no solo a Medellín. Es el primer transporte masivo de cable en el mundo.

¿Qué piensa y que cree que se debe hacer con el proceso de paz con las Farc?

A mí me parece muy positiva la desmovilización y el proceso de paz, aunque tengo mis reservas en cuanto a muchos de los procedimientos. No los podemos dejar por allí, dejando los desmovilizados en el campo, en malas condiciones, y hay que brindarles apoyo. Aunque el proceso en sí, creo que es muy imperfecto.

¿Cree que el gobierno Duque abandonó la implementación?

Ha gastado demasiada plata y mal gastada. Hay mucho desorden, no se ven resultados positivos, pero creo que hay que insistir en la paz. Colombia tiene que respetar la vida. Aquí matan, se generalizaron las masacres, no salimos del horror. Por eso, una de las propuestas que tengo es que todo el que mate debe ir a cadena perpetua , eso empieza a crear cultura, a respetar a los demás. Es muy doloroso que aquí maten por robar un celular.

¿Añora el poder de la Gobernación o de la Alcaldía?

No añoro nada, ni de la Alcaldía, ni de la Gobernación, ni de cuando fui rector de la universidad. En estos cargos trabajé día y noche, para que se me quiten las ganas. Salí y jamás he vuelto a La Alpujarra. Dicen que soy amigo de Daniel Quintero, la gente especula mucho, o que soy muy amigo de Aníbal Gaviria. No, a la gente hay que dejarla gobernar, los expresidentes siguen opinando toda la vida, pero pienso que se debe ser desprendido, no apegarse a eso. No añoro nada del poder. En este país hay gente que llega al poder y se inflan como un sapo, y después se estallan, porque no lo saben manejar.

Defíname en pocas palabras a estos personajes de la vida política nacional…

Álvaro Uribe Vélez: Tengo todo la admiración, el respeto y el cariño por el expresidente. Hizo un gobierno histórico y me parece infame el trato que se le está dando.

Gustavo Petro: una persona meritoria, porque abandonó las armas. No creo que haya razones para estar haciéndole discriminaciones.

Germán Vargas Lleras: es un tipo muy capacitado, que conoce el Estado y es una lástima que no esté en las altas esferas de la patria.

Rodrigo Londoño,Timochenko: no conozco mucho de él. Espero que hoy que está en este proceso se vuelva un ciudadano ejemplar.

Sergio Fajardo: es un dirigente que lleva mucho tiempo en la política, 20 o 25 años, y sigue luchando.

Aníbal Gaviria: es una persona trabajadora, honesta y tengo una buena amistad.

Daniel Quintero: un dirigente innovador, un hombre que apenas empieza y que tiene un futuro muy promisorio.

Comparte en redes: