“Tengo la seguridad de que el plebiscito va a pasar en la Corte Constitucional”: Santos

Frente a la posibilidad de refrendar los acuerdos de paz mediante una consulta popular, el presidente sostuvo que lo importante es que el pueblo pueda decir sí o no.

Mientras los diálogos de paz entre el Gobierno y las Farc avanzan hacia la firma de un cese bilateral, el país está expectante de la decisión que la Corte Constitucional tome sobre el plebiscito para la paz, aprobado en diciembre de 2015 por el Congreso de la República.

"Tengo la seguridad de que el plebiscito va a pasar en la Corte Constitucional, pero si ellos deciden que no sea plebiscito sino consulta popular, no tengo ningún problema. Como se dice, no importa si el gato es negro o blanco, lo importante es que cace ratones. En este caso, lo que me preocupa es que el pueblo pueda decir sí o no. Lo que sí no puede ser es que el proceso tuviera que comenzar de nuevo”, expresó a El Espectador el jefe de Estado.

El debate sobre la refrendación de los acuerdos se revivió hace una semana, cuando en el Acto Legislativo para la Paz –conciliado hoy- fue incluida en la vigencia que empezará a regir una vez sea surtida la refrendación de lo que se pacte en La Habana.

La respuesta la dio el jefe negociador de las Farc, “Iván Márquez”, al afirmar que en concepto de la guerrilla, es necesario refrendar los acuerdos mediante una consulta popular. La propuesta está siendo contemplada en el alto tribunal y algunos analistas han sugerido que el fallo que emita será modulando la fórmula, es decir, estipulando que la consulta es la herramienta indicada, incluyendo la aplicación del cambio realizado al umbral de participación.

Y es que lo que estudia la Corte establece que se dará por legítima la votación si en ella participa el 13% del censo electoral, es decir, casi 4.5 millones de votantes. Ahora bien, la consulta popular, tal y como hoy está en la ley, exige que el 30% del censo electoral participe, lo que equivale a poco más de 11 millones de personas. La respuesta a esta situación está en manos del máximo tribunal constitucional del país.