Termina debate entre los del Sí y los del No, el jueves presentarán el documento

El equipo del gobierno prepara un documento que será revelado este jueves, antes de su viaje a La Habana. Persisten diferencias pero ha habido avances en los puntos en común.

El equipo negociador regresa a La Habana este jueves, 3 de noviembreMinisterio del Interior

El cónclave para la paz se cumplió. Y ahora, comienza el conteo regresivo para que antes de finalizar noviembre el gobierno logre un nuevo acuerdo de paz con las Farc, tal y como lo prometió el presidente Juan Manuel Santos. Si bien, la experiencia ha demostrado que las fechas son fatales en este tipo de negociaciones, en este caso, el tiempo apremia. Especialmente, si se tiene en cuenta que el cese del fuego bilateral tiene fecha límite que, aunque es prorrogable, debe servir como punto de referencia para lograr, más temprano que tarde, un acuerdo que no eche al traste cuatro años de negociación en La Habana. (Vea acá el especial A CONSTRUIR LA PAZ)

Aunque el miércoles se concluyó la etapa del debate de las propuestas del No, no quiere decir que la discusión está cerrada. Por el contrario, el jueves, en el encuentro que tendrán las partes para afinar los detalles del documento final, será el último espacio para que los representantes del No y los negociadores del Gobierno planteen sus últimos argumentos.

De los encuentros entre los voceros del Sí y del No puede hacerse un balance positivo. Ha habido puntos de encuentro que parecían, en principio, los más complejos pero todavía quedan asuntos en los que no se logró mayor coincidencia.  Así que la reunión de hoy cierra con un tono amable y con expectativas. Este mismo jueves, se dará a conocer un acuerdo base con el que se espera que se sienten a discutir los negociadores de paz en La Habana, tanto gobierno y Farc, e incluir las propuestas más viables. (Lea: Santos pone en duda la democracia: Voceros del No).

“La mayoría de las propuestas del No van a ser acogidas”, confirmó el senador Roy Barreras, que ha participado de estos encuentros en los que también ha asistido el máximo detractor del acuerdo de paz, el expresidente Álvaro Uribe. Junto a él, varios delegados del No, como el exprocurador Alejandro Ordóñez y la exministra Marta Lucía Ramírez, se empezó el primer debate desde el sábado y las primeras conclusiones ya están dadas: la justicia transicional y la participación política de los responsables de los crímenes más graves fueron el punto álgido del encuentro.

Lo que se ha podido establecer es que sobre el primer punto, se lograron las primeras coincidencias. Por ejemplo, la delimitación en el tiempo de la Jurisdicción Especial de Paz, que podría ser de 5 años. Igualmente, el gobierno está dispuesto a reabrir el debate en torno a la inclusión o no del acuerdo de paz en el bloque de constitucionalidad y la articulación de la JEP con la justicia ordinaria. (Lea: Alejandro Ordóñez pide refrendación de un nuevo acuerdo de paz).

El punto sobre participación política fue el más difícil de evacuar. Los del No llegaron a la mesa de diálogos que abrió el equipo de paz del gobierno con la firme postura de rehusarse a que los máximos responsables de los delitos más atroces participen en política. Sin embargo, hay una posible salida relacionada con la forma en la que la guerrilla va a recuperar los derechos políticos. Esto implica que, por ejemplo, se les conceda la posibilidad de ser elegibles pero únicamente en el momento en el que ya hayan purgado la totalidad de su pena, lo que significaría que no podrían participar de las elecciones del 2018.

“Ha sido un ejercicio con un tono constructivo sobre la base de encontrar alternativas para que las propuestas sobre los cambios de fondo sean el principio de un nuevo acuerdo, que permita lograr un consenso nacional de paz", dijo el precandidato presidencial del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, delegado por el uribismo para participar de estos encuentros. También estuvieron representantes de las víctimas que exigieron a las Farc que contribuyan con la identificación de las fosas comunes donde están enterradas las víctimas mortales del conflicto armado, con la liberación de los secuestrados vivos que aún tengan en su poder y con información sobre los campos con minas antipersonal. Por el lado de los voceros cristianos, se solicitó la aclaración de enfoque de género que tendrá el acuerdo de paz, relacionado con la prevalencia de la mujer como víctima del conflicto.

Sobre esas peticiones, y con base en el documento que se expida este jueves, las delegaciones de paz del gobierno y de las Farc se sentarán a debatir y determinarán cuál es el camino a seguir. Justamente, un punto que enrareció el último encuentro de hoy, en el Ministerio del Interior, pues se relaciona directamente con la refrendación del nuevo acuerdo de paz. Por supuesto, asunto al que se vio obligado a explicar el jefe de la cartera política, Juan Fernando Cristo. “No es obligatorio refrendar el nuevo acuerdo de paz, pero la opción del plebiscito está ahí. Está vigente”, aclaró. (Lea: Mininterior dice que plebiscito aún no ha sido descartado por el gobierno).

Y es que la polémica que alborotó el avispero político tiene que ver con las declaraciones que lanzó el presidente Juan Manuel Santos desde Londres con las que dejó entrever que el nuevo acuerdo de paz pasaría de inmediato a ser implementado por el Congreso de la República. Si bien, este paso es lógico, dado el desarrollo jurídico y la reglamentación que deberá tener el acuerdo de paz vía legislativa, falta determinar una decisión sobre si previo a ese paso se prevé la convocatoria de un nuevo plebiscito. Decisión que, según Santos, no se ha tomado.

El objetivo es claro. Lograr un acuerdo a finales de noviembre y, entretanto, seguir recibiendo las principales propuestas para restar las preocupaciones que sobre el mismo ratificaron los colombianos con su voto el pasado 2 de octubre, en las urnas. (Lea: Santos anuncia implementación de nuevo acuerdo vía Congreso. ¿no habrá refrendación?).

Temas relacionados