Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 5 horas

Trámite de urgencia, la movida del Gobierno para proyectos que no pasaron por fast track

La decisión la tomó Santos después de un consejo de ministros. Entre los proyectos de ley que llegarían con mensaje de urgencia se encuentra el de sometimiento a la justicia de las organizaciones criminales y el de tratamiento penal diferencial a pequeños cultivadores de coca.

Archivo

A pesar de que el fast track fue pensado como el mecanismo con el que la implementación tomaría impulso, el Congreso no estuvo tan presto para que esto fuera una realidad. Por eso, el Gobierno, a dos semanas de que terminara el mecanismo, ya está pensando en cómo seguir tramitando los proyectos de ley y actos legislativos que son necesarios para implementar los acuerdos de paz con las Farc.

(Lea aquí: ¿Cómo salvar los proyectos de la paz?).

Tal es la razón por la que este martes, el presidente Juan Manuel Santos, después de un consejo de ministros en la Casa de Nariño, anunció que enviará por mensaje de urgencia aquellos proyectos que no fueron aprobados. Desde semanas antes de que terminara el fast track, cuando ya se veía venir que no sería tan exitoso como lo esperó el Gobierno, se estaba especulando que ese sería el próximo paso.

Por ejemplo, en entrevista con El Espectador por el primer aniversario de la firma del acuerdo del Teatro Colón, el alto comisionado para la Paz, Rodrigo Rivera, aseguró que “el fast track es prácticamente lo mismo que presentar un proyecto de ley por trámite con urgencia, que conduce a que sesionen las comisiones conjuntamente y, que luego, se hagan las plenarias de Cámara y Senado de manera simultánea”.

El ministro de Interior, Guillermo Rivera, explicó, según recogió Blu Radio, que “nosotros habíamos elevado una petición a la Sala de Consulta Civil del Consejo de Estado sobre qué iba a ocurrir con aquellos proyectos que habían sido radicados a través del mecanismo fast track una vez este terminara. Lo que vamos hacer luego es levantar la reserva de ese concepto y vamos a enviar mensajes de urgencia”.

Este trámite es una forma de disminuir los tiempos y requisitos que requiere un proyecto de ley para ser aprobado en el Congreso, reduciéndose a la mitad. El trámite de urgencia, definido en el artículo 163 de la Constitución Política hace que las comisiones del Senado y de la Cámara de Representantes sesionen de manera conjunta, y no por separado como suele hacerse, para luego pasar a las plenarias de ambas cámaras, que también se realizan de manera conjunta.

Con esta jugada, el Gobierno espera aprobar proyectos como el de sometimiento a la justicia de las organizaciones criminales, el de la adjudicación de baldíos en reserva forestal, el del sistema catastral y el del tratamiento penal diferenciado para pequeños cultivadores de coca.