Seis personas asesinadas en Tumaco: tres masacres en menos de 24 horas en Colombia

Noticias destacadas de Judicial

El gobernador de Nariño, Jhon Rojas, confirmó el asesinato de seis personas en Tumaco, en un sector conocido como La Guayacana. El hecho se suma a dos más ocurridos en Cauca y Arauca el viernes.

Colombia amanece con una nueva masacre. El gobernador de Nariño, Jhon Rojas, confirmó en la mañana de este sábado el asesinato de por lo menos seis personas, en el municipio de Tumaco (Nariño), en un sector conocido como La Guayacana.

“Al parecer fueron seis personas asesinadas, jóvenes también… materia de investigación, muy triste con lo que está ocurriendo en el departamento de Nariño”, dijo el mandatario en un video publicado en las redes sociales oficiales de la gobernación.

El hecho atroz se suma a otros dos ocurridos durante el viernes en Arauca y en Cauca. En el primero, se confirmó por parte de la Defensoría del Pueblo el hallazgo de cinco cuerpos en el corregimiento El Caracol, zona rural del municipio de Arauca, un lugar al que las autoridades tuvieron dificultades para acceder por cuenta del mal estado del tiempo.

Le puede interesar: Otra masacre en Colombia: seis personas fueron asesinadas en El Tambo, Cauca

Más tarde, sobre las 9:30 de la noche, se confirmó otra masacre ocurrida en el corregimiento de Uribe, zona rural del municipio de El Tambo, en Cauca, en donde fueron asesinadas seis personas. El hecho fue constatado por el alcalde del municipio, Carlos Vela, y según informaciones preliminares, habría sido cometido por hombres armados que se identificaron como miembros de la nueva Marquetalia, disidentes de las extintas Farc.

La masacre de este sábado en Nariño se convierte en la tercera en menos de 24 horas en el país y la quinta que ocurre en la última semana, hechos violentos que ocurren en medio de la pandemia del nuevo coronavirus y que corren el riesgo de empezar a convertirse, nuevamente, como en los años más cruentos del conflicto armado, en números que llenan las bases de datos y los gráficos. En cifras, 33 personas han sido asesinadas, contando los hechos violentos de estas mismas características desde lo ocurrido con los menores en Llano Verde, en Cali,

De manera coincidencial, el presidente Iván Duque Márquez hará presencia este sábado en Nariño para desarrollar un consejo extraordinario de seguridad. La esperanza del gobernador del departamento es que en ese espacio se tomen acciones precisas para retomar el control del territorio.

Lea también: Masacre en Arauca: cinco personas asesinadas en zona rural del municipio

“Esperamos que con la visita del señor presidente, en el consejo de seguridad, se tomen las mejores medidas (…) una acción contundente contra estas estructuras delincuenciales en el departamento de Nariño”, comentó Rojas.

En la noche del sábado pasado, fueron asesinados en Samaniego, también municipio de Nariño, ocho jóvenes que departían en una terraza. Días atrás, los cuerpos de cinco menores de edad fueron abandonados en un cañaduzal en el sector de Llano Verde, en Cali, luego de ser degollados. El pasado 18 de agosto fueron asesinados tres nativos de la comunida Awá en Ricaurte, a pocos kilómetros de Samaniego.

En intervenciones posteriores a la masacre de Samaniego, el presidente Iván Duque aseguró que estos hechos ocurrían “por el narcotráfico y por grupos que quieren llenar de actividades ilícitas el territorio” y, en una decisión bastante cuestionada, el primer mandatario entregó cifras de la reducción de homicidios durante su gobierno y que había hechos, como las masacres, que afectaban la percepción de seguridad.

Para algunos analistas que fueron consultados por El Espectador, las más de 30 masacres que han ocurrido en el país en lo que va del 2020 no se tratarían de hechos aislados y se podría traducir en un rebrote de la violencia y una inacción absoluta desde el punto de vista ejecutivo y comunicativo.

Le puede interesar: El regreso de las masacres y la respuesta gubernamental

Para otros conocedores del tema, como Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), hay un problema que se basa en que el Gobierno está centrado en hacer diagnósticos de seguridad y no en las soluciones para los casos. “En general, la política pública del Gobierno debe tener otras prioridades y otra forma de intervención. Debe pasarse de un diagnóstico de lucha contra el narcotráfico a un enfoque de seguridad para el posconflicto”, expresó Restrepo.

En un sentido similar opinó el analista Héctor Riveros, al señalar que desde el Gobierno Nacional parecen tener tranquilidad al encontrar una explicación para los hechos de violencia, como decir que se trata de narcotráfico. Para Riveros, el presidente, más allá de dar explicaciones, debe proteger a los ciudadanos desde el Estado. “¿Y si saben tanto, por qué no hacen nada para evitarlo?”, dijo.

En esa clave se pueden leer las gráficas publicadas por el presidente Duque en su cuenta de Twitter este sábado, en las que compara las masacres (homicidios colectivos, dice la imagen) ocurridas en ocho años del gobierno de Juan Manuel Santos con las ocurridas durante sus dos años de gobierno.

Comparte en redes: