Tribunal aceptó acción de cumplimiento que salvaría curules para víctimas

La acción fue presentada por el Gobierno, como una movida jurídica para salvar el proyecto de ley que creaba las 16 circunscripciones especiales de paz, que fue hundido por el Congreso.

Archivo

El Tribunal Administrativo de Cundinamarca aceptó este lunes una acción de cumplimiento presentada por el Gobierno, representado por el ministro de Interior, Guillermo Rivera, para intentar salvar las 16 circunscripciones de paz. Esto, después de que el presidente del Senado, el conservador Efraín Cepeda, confirmara el archivo de uno de los principales proyectos de ley impulsados por el acuerdo de paz, alegando que en la votación no hubo el quorum necesario para su aprobación.

(Lea aquí: “Las víctimas también deben tener representación política”: Guillermo Rivera).

Rivera envió un concepto al tribunal, argumentando que la votación no requería 51 votos, sino 50 -que fue el número que obtuvo-. En el concepto, el minInterior explica que “para efectos de conformación del quorum y mayorías se toma en cuenta el número de miembros que efectivamente integran el cuerpo colegiado como efecto del cumplimiento de la norma constitucional que da lugar a la 'silla vacía’”.

Así las cosas, con la decisión del Tribunal de estudiar la acción de cumplimiento, las curules para las víctimas podrían aún tener esperanza de sobrevivir. Pero, de todas maneras, no parece tan fácil. Esto, porque los tiempos son cada vez más cortos y ya solo quedan tres meses para las elecciones parlamentarias, el próximo 11 de marzo. Además, porque los jueces están próximos a entrar en vacancia.

(Le puede interesar: Las víctimas se quedaron sin curules en el Congreso).

Pero Rivera, el pasado jueves (cuando presentó la acción), insistió en que “las víctimas también deben tener representación política, un asunto fundamental para la paz en Colombia”. También dijo, en entrevista con Blu Radio, que “respetamos la decisión del presidente del Senado, pero es importante que los colombianos sepan que estamos en un Estado democrático y las decisiones de carácter legislativo son susceptibles de un control jurisdiccional”.

El pasado 30 de noviembre, el último día del fast-track, el Senado se dispuso a votar este proyecto de ley. Los votos finales fueron 50 a favor y siete en contra. Como son 102 senadores, quienes no apoyaban la creación de estas curules celebraron: el número de votos necesario era 51 (la mitad más uno). Pero ya que hay tres curules (las de Musa Besaile, Bernardo Ñoño Elías y Martín Morales) con la figura de ‘silla vacía’, el Gobierno argumentó que la eran 99 y no 102 los senadores, por lo que la mayoría era 50 y el proyecto había pasado.

(También: La resurrección de las curules de paz).

La incertidumbre se mantuvo hasta que el pasado miércoles, Efraín Cepeda reiteró que el proyecto había sido archivado, pues no había lugar para admitir las interpretaciones jurídicas que sobre la votación arguyó el Gobierno para no asumir su evidente derrota. Pero ahora, será el turno del Tribunal Administrativo de Cundinamarca dirimir esta discusión.