La U presentó ante Consejo Electoral y Registraduría ‘Plan B’ para refrendar acuerdos de paz

La dirección del Partido radicó la solicitud, a modo de salvavidas, para poder hacer una consulta popular abierta donde la colectividad preguntará a los ciudadanos si apoya lo acordado en La Habana, propuesta que coincide con la realizada por las Farc.

Archivo El Espectador

El Partido de La U radicó este miércoles ante el Consejo Nacional Electoral y la Registraduría Nacional del Estado Civil una solicitud para poder adelantar una consulta popular. Propuesta que no parece aislada pues desde La Habana, el jefe negociador de las Farc, Iván Márquez, también planteó hace dos días este mecanismo para refrendar los acuerdos de paz. (lea:Camino a la consulta popular para la paz)

El documento presentado pide fijar una fecha para realizar una consulta popular abierta en la que se le pueda preguntar a los ciudadanos su decisión sobre el proceso de paz en La Habana y la autorización a la bancada de senadores y representantes a la Cámara para apoyar mediante trámite legislativo la implementación de los acuerdos de paz que se suscriban.

De acuerdo a la solicitud, la intención es hacer uso del derecho que tienen todos los partidos de hacer una vez al año una consulta popular abierta sobre los temas que considere de interés para el país. Dando desarrollo a los temas prioritarios para La U, se presentó la solicitud para consultar sobre la negociación de paz que sigue en marcha entre el Gobierno Nacional y las Farc.

Un asunto que no resulta aislado, pues el saliente codirector del partido, senador Roy Barreras, es el único congresista que ha sido enviado a La Habana con aval del Gobierno para realizar acercamientos con las Farc referentes a los procesos legislativos para implementar los acuerdos de paz. Uno de los temas que habría abordado el parlamentario con los negociadores de la guerrilla sería precisamente el mecanismo de refrendación.

Precisamente el lunes, el jefe negociador de las Farc, Iván Márquez, había planteado esta la consulta como mecanismo de refrendación al señalar que “es preciso igualmente que las partes lleguemos a acuerdos con relación al sexto punto de la Agenda para definir cómo será la implementación, la veeduría sobre el cumplimiento de los acuerdos, y la refrendación, que consideramos debe ser una consulta popular en la que sea el pueblo quien diga si acepta o no lo acuerdos de paz con el compromiso de no repetición”.

Con esta decisión la consulta pasó a ser desde ya el “Plan B o salvavidas” en caso de que el plebiscito para la paz se caiga en la revisión que está haciendo la Corte Constitucional. 

No obstante, la consulta popular no es fácil de sacar adelante en las urnas. Mientras el plebiscito planteado por el Gobierno requiere el 13% del censo electoral, es decir cerca de 4.5 millones de votos, el mecanismo de la consulta popular, de acuerdo con la norma, eleva el umbral a 13 millones.