La última visita de las víctimas

La supuesta presencia de la exsenadora y líder de Poder Ciudadano y la Marcha Patriótica, Piedad Córdoba, en el último grupo de víctimas que viajará a La Habana para exponer ante la mesa de diálogos entre el Gobierno y las Farc sus experiencias y concepciones frente al proceso de negociación, tiene encendida la polémica en el país.

La exsenadora Piedad Córdoba. / Archivo

 Hasta ahora todo son rumores y solo hoy, las Naciones Unidas, la Universidad Nacional y la Iglesia Católica darán a conocer los nombres de las 12 víctimas que harán parte de la delegación. De hecho, se había dicho que Aníbal Gaviria, alcalde de Medellín, también estaría entre los viajantes, noticia que fue desmentida por el mismo mandatario, quien se encuentra de viaje por Inglaterra.

El encuentro entre negociadores y víctimas será mañana y lo único que se ha dicho ha sido por parte de Fabrizio Hochschild, coordinador del Sistema de Naciones Unidas en Colombia, quien anticipó que “habrá sorpresas” y que se buscaron “perfiles que no han sido representados en otras delegaciones de hechos victimizantes”, con “la intención es tener algunos personajes conocidos”.

Y precisamente, entre esos personajes conocidos estaría Piedad Córdoba, dirigente política que despierta amores y odios en el país, casi que sin puntos medios. Activista de la paz y víctima de secuestro en 1999 por parte de los paramilitares, estuvo además en el exilio durante un tiempo. Pero así mismo, hay sectores que la consideran cercana a las Farc.

Como era de esperarse, las más duras críticas vienen del uribismo. La senadora María Fernanda Cabal, del Centro Democrático, acusó a la excongresista de tener vínculos con esa guerrilla y dijo que su presencia en la delegación de víctimas es una “prueba del cinismo con el que se ha manejado el proceso de paz (…) ahora todo el mundo se pone el rótulo de defensor de derechos humanos para que se convierta en un inimputable y la justicia no opere”.

Sin embargo, también hubo voces en defensa de Córdoba. La representante a la Cámara de la Alianza Verde, Ángela Robledo, resaltó que ella ha sido víctima del paramilitarismo y del Estado, mientras que el senador Iván Cepeda, del Polo, señaló que se trata de una persona “que ha pagado un elevado costo por sus gestiones humanitarias y por la búsqueda de la paz”.

Con esta nueva delegación, se completa un total de 60 representantes de las víctimas del conflicto viajantes a La Habana. Además de Piedad Córdoba, se han mencionado que en la delegación que será conocida hoy también estarían el empresario caleño Mauricio Amintage; el líder sindical Domingo Tovar; Isabella Vernaza, directora de la Corporación Valle en Paz y María Correa de Andreis, hermana del asesinado sociólogo Alfredo Correa de Andreis.