Un avión no muy bien recibido

La última vez que en Colombia se compró un avión presidencial fue en 2004, durante el gobierno de Álvaro Uribe. En ese momento la adquisición, aunque respaldada por un Conpes, tampoco se salvó de la controversia.

El Beechcraft King Air 350i es descrito como un avión con gran eficiencia de combustible y bajos costos de operación. / Foto: www.beechcraft.com

“No he ordenado compra de avión para Presidencia de la República”. “Compra corresponde a necesidades de FF.MM.”. Con estas palabras, divulgadas desde su cuenta de Twitter, el presidente Juan Manuel Santos se refirió por única vez al tema que ayer alcanzó a suscitar polémica: la adquisición por parte de la Fuerza Aérea de un Beechcraft Super King Air 350i que se integró a la flota de aviones de transporte ejecutivo VIP. El problema fue que mientras el jefe de Estado negaba que la aeronave se fuera a poner a disposición de la Casa de Nariño, el portal militar colombiano webinfomil señalaba que había sido “destinada únicamente para el traslado de altos funcionarios del Gobierno” y de las Fuerzas Militares. (Aclaración: webinfomil es un medio que difunde información relacionada con las Fuerzas Militares, pero no es un portal oficial). 

Comprar un avión para la flota oficial podría haber sido un asunto de oficio. Cada comando de las Fuerzas Militares tiene uno similar y no se usan solamente para altos funcionarios: en abril del año pasado, la Fuerza Aérea apoyó a la Policía con un Beechcraft King Air 90 para transportar a un hombre severamente herido de Providencia hacia San Andrés; ejemplos así abundan. La coyuntura, sin embargo, no podría haber sido menos favorable: se trata de la compra de un avión de US$5 millones con capacidad para nueve personas cuando, a la vez, el presidente Santos anuncia planes de austeridad y trata de sacar adelante una reforma tributaria en contravía del sector empresarial del país.

Hace tres días, el presidente Santos anunció el decreto 2461 para reducir el presupuesto de la Nación en $6,2 billones congelando nóminas y reduciendo gastos en las entidades. La reforma tributaria, por otra parte, sólo ha traído confrontaciones: el proyecto que está en trámite en el Congreso puso en una orilla a la administración Santos y en otra al sector privado, que insiste en que es inconveniente para el país porque tendrá efectos adversos en la economía, inversión y empleo. El pasado martes en la noche, el Consejo Gremial se reunió con Santos, el ministro de Hacienda, la ministra de Comercio y el director de la DIAN para discutir, pero la posición del Consejo es clara: no al impuesto a la riqueza.

Fue en este contexto que la publicación del portal Las 2 Orillas, titulada “Santos estrena avión”, empezó a levantar polvareda. No obstante, la Fuerza Aérea Colombiana envió un comunicado asegurando que “la aeronave King 350 no está destinada para el uso del señor presidente de la República, ni su compra fue ordenada por el primer mandatario de la Nación (...) obedece al fortalecimiento de las capacidades de la Fuerza para atender las necesidades propias de la misión de las Fuerzas Militares de Colombia y responde a una planeación técnica y presupuestal detallada”. Las 2 Orillas señaló que la aeronave se había adquirido con presupuesto de los gastos reservados de las FF.MM., pero la Fuerza Aérea lo desmintió.

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, también salió al paso y desde Pereira afirmó ayer  que “hay una infamia, no hay derecho a que haya gente que sea capaz de especular para afectar la imagen del Presidente de la República. Ese tipo de aeronaves las vamos a seguir adquiriendo para seguir fortaleciendo la capacidad de nuestras Fuerzas Militares”.

De acuerdo con la emisora Blu Radio, el presidente seguirá usando el avión que se compró en 2004 durante el gobierno de Álvaro Uribe y que reemplazó el que se usaba desde los años 70, el cual más de una vez dejó ‘botado’ al jefe de Estado. En esa época, la adquisición tampoco estuvo exenta de críticas: con todo y que el Conpes aprobó en abril de 2002 la nueva aeronave para la Presidencia —el jefe de Estado todavía era Andrés Pastrana—, en 2004, cuando el avión llegó, se hablaba de una grave crisis fiscal. Incluso, el senador Javier Cáceres citó a debate de control al ministro de Defensa de entonces, Jorge Uribe. El debate no se hizo y el tema no avanzó más.

Como indican las normas, la entidad llamada a determinar si la compra del Beechcraft Super King Air 350i fue planeada y justificada —como asevera la Fuerza Aérea— o fue un gasto excesivo, es la Contraloría. Mientras tanto, lo que se sabe es que, según la empresa chilena que lo vendió, Aviasur, este modelo, fabricado en 2010 y con 872 horas de vuelo en su haber, “es la aeronave más ecológica de su segmento, lleva pasajeros más lejos con menos combustible”. Y no será destinado de ninguna manera para transportar al presidente, sus ministros u otros altos funcionarios gubernamentales. Eso fue lo que aseguró Santos.

Esta es la flota Beechcraft de las Fuerzas Armadas: 

-Armada: 1

-Ejército: 8

-Fuerza Aérea: 14

-Policía: 9

Total Fuerza Pública: 32.

 

ddura[email protected]