“Un Congreso cavernícola no prohibirá los toros”: Benedetti

El presidente del Partido de la U advierte que una sentencia de la Corte Constitucional prohíbe el maltrato animal, pero asegura que los parlamentarios no son capaces de reglamentar el tema

El inicio de la temporada de toros en Bogotá revivió un enfrentamiento que no tiene puntos medios entre quienes consideran que la fiesta brava es una tradición y un arte, y los que la califican como un acto de barbarie cuyo único fin es hacer sufrir al toro. En ese debate resulta central la labor del Congreso de la República, el único que, por ley, puede reglamentar este espectáculo y hasta prohibirlo. Sin embargo, siempre le han escurrido el cuerpo a la discusión.

El presidente del Partido de La U, senador Armando Benedetti, quien ha manifestado su rechazo a la ‘fiesta brava’ y hasta ha presentado proyectos de ley cuya finalidad es prohibir no solo el espectáculo de la tauromaquia sino también las peleas de gallos y todo espectáculo en el que el animal sea víctima de maltrato, sostiene que en el Congreso los cavernícolas y retrogrados hicieron hundir la iniciativa.  (Video: Regreso de toros a Bogotá: argumentos a favor y en contra de la ‘fiesta brava’ ¿Quién tiene la razón?)

“Nos hemos opuesto de forma vehemente a los toros, presenté un proyecto para ase prohibieran las peleas de toros de gallos. Lo pasé en la Comisión Primera y unos señores retrógrados y cavernícolas me la hicieron hundir, por lo tanto, quiero dejar claro y expreso que el Congreso nunca está a tono con lo que debe ser progresivo en nuestra sociedad”, manifestó Benedetti.  (Lea: Por dentro y por fuera: Así se vivió el regreso de los toros a Bogotá)

El senador y presidente del Partido de La U además dejó claro que el espectáculo de los toros ya está prohibido por la sentencia de la Corte Constitucional 666 del 2010 en la que de forma expresa manifiesta que los animales tienen derecho al bienestar y que eso está por encima de la cultura o de una expresión artística.

Además, explica que la Unesco, organización internacional que es la encargada de hacer la declaratoria de los patrimonios de la humanidad, en referencia a la tauromaquia, ha sido clara al señalar que la única finalidad es torturar, martirizar y matar al animal.