“Este es un gobierno con más músculo y menos grasa”

El designado ministro de la presidencia dice que el interés del Ejecutivo para que Edgardo Maya sea nombrado contralor es legítimo

Néstor Humberto Martínez, ministro de la Presidencia, será un hombre clave en el segundo gobierno del presidente Juan Manuel Santos. /Andrés Torres

Néstor Humberto Martínez fue nombrado 'superministro' de la Presidencia. Su talante liberal y democrático lo vuelve una pieza fundamental para darle cohesión a la fórmula Santos-Vargas Lleras. Sin embargo, ha sido objeto de críticas por la supuesta acaparación y burocratización del Estado que sugiere su nombramiento. Él se defiende y  explica el valor estratégico de su nombramiento y la independencia que guardará frente a intereses que sostuvo por 15 años como apoderado de los grandes ‘cacaos' del país. Entrevista.   

¿En qué consiste la reestructuración de la Presidencia y, en particular, su cargo?

Con esta reforma lo que tenemos es una estructura mucho más jerarquizada y vertical para que al presidente le lleguen las ideas, las iniciativas y las propuestas, y coordine ese equipo que se va a llamar ‘el gabinete de la presidencia’ en donde se van a tomar las decisiones estratégicas de comunicación, de alta política y coordinación con el resto del Gobierno. En particular, el ministro de la Presidencia se encargará de asesorar al presidente en la formulación de políticas de Estado. Queremos hacer política, alta política, y eso implica dialogar con todos los sectores sociales y con todos los sectores políticos.

Hay quienes dicen que esa reestructuración requería una ley que habilitara al presidente para la creación de ministerios, ¿es necesaria?

No. En Colombia todo se lo dejamos a las leyes. Lo que se necesita es voluntad y decisión para hacer las cosas. La propia ley de la Presidencia de la República permite que con la estructura actual se designe el ministro de la Presidencia y los ministros consejeros con una nomenclatura especial. El presidente va a dejar huella en la forma de gobernar, del sistema presidencial. Para eso contó con la asesoría de Tony Blair y la ministra María Lorena Gutierrez, que es una experta en administración pública.

Si el vicepresidente Vargas Lleras se va a encargar de la infraestructura, ¿quién va a manejar la política de derechos humanos?

Se va a mantener el nivel presidencial. En particular, se le ha asignado al ministro consejero de la Seguridad, de los Derechos Humanos y del Posconflicto, que es el general Óscar Naranjo.

Su cargo lo erige como el principal escudero y asesor del presidente Santos, Vargas Lleras será fundamental en la ejecución, ¿le parece que Cambio Radical fue el más beneficiado en el nuevo gabinete?

No. Yo creo que ahí están tratando de cazar unas reyertas que no existen. Llego al cargo para desarrollar una labor en función del Gobierno y no tengo una agenda política.Todo el mundo conoce mi relación personal con el doctor Vargas Lleras y con el propio Presidente, pero sería de una torpeza inimaginable que el ministro de la Presidencia se dedicara a hacer política en función de una divisa partidista.

Dicen que a través suyo, por su trayectoria profesional,  grandes conglomerados empresariales van a estar más cerca del Ejecutivo ¿Se podría interpretar su nombramiento como un guiño a los grandes grupos económicos?,

Yo he ejercido mi profesión como abogado en los últimos 15 años. Ha sido una gestión profesional muy exitosa, gracias a Dios. He tenido contacto con muchos sectores del sector privado, con inversionistas internacionales y nacionales. Esa circunstancia es propia del pasado. Estoy dejando atrás mi vida profesional por dedicarme a prestarles un servicio a los colombianos.

Le tocará declararse impedido para decidir sobre asuntos que involucren a los empresarios con los que ha trabajado…

Yo soy asesor de todos los grupos económicos de Colombia y de muy buena parte de los inversionistas extranjeros. La ley establece cómo se hace el tránsito del sector privado al sector público mediante un régimen de inhabilidades. Eso implica que uno no puede gestionar en el sector público asuntos que conoció en el sector privado y en eso voy a ser absolutamente coherente.

¿Qué opina de las críticas del Centro Democrático sobre la supuesta burocratizacion excesiva del Estado de la que sería muestra su nombramiento?

Todo lo contrario. Esto es desburocratizar. Esta es una Presidencia con más musculo y menos grasa. Se acaban más de 14 consejerías. Mucha menos burocracia para ser más eficiente y para que sea de mayor impacto la acción presidencial.

Sectores de la bancada de Unidad Nacional dijeron esta semana  que el presidente Santos le hizo un guiño al exprocurador Edgardo Maya para la Contraloría, ¿Por qué Maya y no otro?

Este es un proceso político de selección de un alto funcionario. Son las cortes las que hacen la nominación de tres candidatos. A partir de la designación de los candidatos, empieza un proceso de juego político donde las distintas fracciones (partidos, poderes públicos) y la opinión pública participa discutiendo sobre las hojas de vida. El Gobierno tiene también interés en expresar su opinión sobre esos candidatos. No tenemos ningún veto con relación a ninguna hoja de vida. Lo que se ha dicho es que de los tres candidatos, Santos conoce mejor al doctor Maya en las funciones de fiscalización del Estado.

Hubo mucho ruido esta semana…¿El expresidente César Gaviria no está contento con el manejo que se le da a la Unidad Nacional?,

No. Para nada. Estas tensiones naturales que se dan con motivo de la elección del contralor, para nada están poniendo en riesgo la solidez de la Unidad Nacional. No lo digo yo, quien lo dice es el propio presidente Gaviria quien ha sido claro en que el Partido Liberal es parte esencial de la coalición de Gobierno. Seguimos fuertes, sólidos, inquebrantables. El presidente Gaviria le dijo a la bancada cuál era el guiño del presidente de la República y él se mantuvo y expresó, de todas maneras, su opinión favorable sobre otra opción para la Contraloría, lo cual hemos dicho, es totalmente legítimo.

Mucho se ha dicho sobre sectores que no se sienten representados en el Gobierno. Es el caso de la bancada costeña de la U o facciones del liberalismo ¿Usted cree que el gobierno le ha incumplido a los sectores políticos que lo apoyaron en la reelección?

Por supuesto que la coalición tiene que tener una representación política. No me parece que las facciones o matices de pensamiento al interior de la coalición deban dar lugar a esas milimetrías que usted sugiere. Pero ,por ejemplo, en la reunión que tuvimos con el presidente, el propio ministro del Interior mencionaba cómo él ha sido ‘gavirista’. No se puede olvidar que en la convención liberal  del año 2005 quien se la jugó a fondo por la dirección del partido Liberal en cabeza del presidente Cesar Gaviria fue justamente Juan Fernando Cristo. Yo creo que hay una adecuada representación. Se está decantando ese concepto entre las bancadas, así lo han venido expresando.

Ya que hablamos de política, ¿Cuáles son las apuestas legislativas del presidente Santos para este semestre?

Yo no quisiera anticiparme a las reuniones que vamos a tener esta semana. Pero las grandes transformaciones legislativas las hizo el presidente Santos en su primer etapa de Gobierno. Más de 300 leyes en los diversos campos de la vida nacional. Llegó la hora de ejecutar y por eso la estructura de la nueva presidencia. El presidente quiere hacer realidad su filosofía de Gobierno: menos leyes más Gobierno.

Es decir, no esperamos reforma a la justicia, a la educación…

Hay unos temas sobre los cuales va a ser necesario actuar. Hemos estado hablando del equilibrio de poderes y la reforma institucional que son desarreglos de la Constitución del 91 que hay que resolver necesariamente. Eliminar la reelección es un punto vital en donde gravita el entendimiento de todos los sectores sociales. Hay muchos más temas sobre los cuales haremos los anuncios muy prontamente.

Por último, si no gana Cambio Radical, ni los empresarios, ¿Quiénes ganan con su nombramiento?

 

Yo me debo a la academia y a un sistema político que le ha abierto espacios a la clase media que le quiere servir a Colombia.