Un mes más sin bombardeos a las Farc

Decisión se adoptó tras informe del Ministerio de Defensa y de los mandos militares. Críticos cuestionan la medida y recuerdan que el Ejército y la Defensoría han denunciado violación de la tregua unilateral.

El presidente Juan Manuel Santos, ayer en el homenaje a Antonio Nariño. /SIG

Con la prórroga por un mes de la suspensión de los bombardeos contra campamentos de las Farc —anunciada ayer por el presidente Juan Manuel Santos—, arranca hoy en La Habana (Cuba) el ciclo 35 de diálogos entre el Gobierno y esa guerrilla, que se extenderá hasta el próximo 20 de abril. “Las informaciones que me han suministrado el ministro de Defensa y los altos mandos militares indican que durante este mes las Farc han mantenido y han respetado el cese del fuego unilateral. Por este motivo he decidido prorrogar por un mes —y lo iré haciendo hacia el futuro— la suspensión de los bombardeos”, explicó el mandatario.

La decisión fue dada a conocer por el primer mandatario en el monumento a Antonio Nariño en el palacio presidencial, donde se realizó un homenaje en memoria del prócer de la independencia. De igual manera, el jefe de Estado reiteró que esto no significa una tregua bilateral y que la Fuerza Pública continuará protegiendo la vida y los bienes de los colombianos: “Como lo he dicho en reiteradas ocasiones, no vamos a renunciar a los bombardeos si vemos una amenaza inminente sobre una población (...) esperemos que esto nos siga acercando a esa paz que también añoraba Antonio Nariño”.

Una determinación que volvió a alborotar el avispero político, teniendo en cuenta que hacia finales de marzo pasado el mismo Ejército denunció que las Farc habían violado la tregua unilateral e indefinida que decretaron en diciembre pasado, atacando con explosivos a un grupo de soldados que realizaba operaciones de control en una zona rural del municipio de Calamar, en el sur del Guaviare. En el hecho murió un uniformado y otros tres resultaron heridos como efecto de los “balones bomba” utilizados en el ataque. “Esta es una acción atroz perpetrada por las Farc en contra de la Fuerza Pública, visible en el lanzamiento indiscriminado y utilización de medios y métodos de guerra prohibidos por el Derecho Internacional Humanitario”, indicó la XXII Brigada de Selva en un comunicado.

Sin embargo, el pasado 20 de marzo, a los tres meses de la tregua guerrillera, la Defensoría del Pueblo presentó un informe de seguimiento en el que destacó que las Farc sí han venido cumpliendo dicho cese del fuego unilateral, aunque se registraron por lo menos 33 acciones que afectaron a la población civil en el último mes. De acuerdo con el Sistema de Alertas Tempranas de la Defensoría, hasta ese entonces “no se había conocido de ataques armados con efectos indiscriminados, ni atentados con artefactos explosivos contra la infraestructura vial, energética y petrolera que puedan considerarse como un incumplimiento a lo anunciado por las Farc”.

En cuanto a las acciones contra la población civil, la Defensoría calificó como “preocupantes” las amenazas, secuestros, homicidios selectivos, accidentes por minas antipersonal, restricciones a la movilidad, imposición de manuales de conducta y desplazamientos forzados, que en algunos casos se atribuyen a esa guerrilla, y que se han denunciado en zonas donde se conoce su influencia en departamentos como Arauca, Norte de Santander, Meta, Guaviare, Vichada, Chocó, Tolima, Córdoba, Valle del Cauca, Cauca, Nariño, Caquetá, Huila y Putumayo. Cabe destacar también que organizaciones como el Frente Amplio por la Paz y el Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac) han ratificado el cumplimiento de la tregua unilateral de las Farc.

Lo cierto es que, como lo dijo hace un mes el presidente Santos, la suspensión de los bombardeos lo que busca es impulsar el tan pedido desescalamiento del conflicto, y siendo una decisión unilateral del Gobierno, se espera que la guerrilla dé más señales en ese sentido. Por ejemplo, se habla de que más temprano que tarde se podría anunciar un acuerdo en torno a los desaparecidos o un avance en la necesaria exclusión de los menores de edad de la guerra. Sea como sea, el ciclo 35 de diálogos arranca hoy con buenos vientos.