Una alianza de El Espectador y Mutante.org

hace 3 horas

Una “bendición” al proceso de paz

La confirmación de la visita del máximo jerarca de la Iglesia católica se convierte en un espaldarazo a la negociación de paz entre el Gobierno y las Farc.

El presidente Juan Manuel Santos y el papa Francisco en su encuentro en el Vaticano en mayo del año pasado. Presidencia

Aunque aún no hay certeza sobre la fecha en que vendrá a Colombia, es un hecho que el papa Francisco, máximo jerarca de la Iglesia católica, será el tercer papa que visita el país, un anuncio que tiene como telón de fondo la negociación de paz que adelanta el gobierno del presidente Juan Manuel Santos con la guerrilla de las Farc en La Habana (Cuba), proceso sobre el cual el sumo pontífice ya había hecho votos para que culmine con éxito.

El anuncio lo confirmó el presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor Luis Augusto Castro, con la lectura de una carta firmada por el cardenal Pietro Parclin, secretario de Estado del papa, para quien la prioridad es el proceso de paz. “Es bien consciente de la importancia crucial del momento presente en el que, con esfuerzo renovado y movidos por la esperanza, están buscando construir una sociedad más justa y fraterna: una sociedad en paz”, señala la misiva.

La carta agrega que “la construcción de la paz es un proceso complejo que no se agota en espacios o en planes de corta duración. Hay que arriesgarse a cimentar la paz desde las víctimas, con un compromiso permanente para que se restaure su dignidad, se reconozca su dolor y se repare el daño sufrido. El papa manifiesta gran afecto, cercanía y solidaridad a quienes han padecido las consecuencias del conflicto armado”.

Aunque en la Constitución de 1991 Colombia se declaró un país laico, en las diferentes órbitas de la sociedad es evidente el peso de la Iglesia católica y por estos días de Semana Santa el anuncio de la visita del papa Francisco ha sido bien recibido, en especial por el presidente Juan Manuel Santos, quien en su cuenta en Twitter publicó: “Celebramos anuncio visita de Santo Padre @Pontifex_es. Lo recibiremos con brazos y corazón abiertos, como mensajero de paz y reconciliación” y agregó que “Carta del Santo Padre @Pontifex_es a los colombianos es gran estímulo para que todos sigamos trabajando por la paz”.

La visita del papa Francisco se convierte en otro respaldo importante de la comunidad internacional al proceso de paz y fue gestionada directamente por el presidente Santos a mediados de mayo, cuando asistió a la ceremonia de beatificación de la madre Laura Montoya y tuvo un encuentro en la biblioteca privada del papa y otro con el secretario de Estado de la Santa Sede, el cardenal Tarcisio Bertone.

La confirmación de la visita también contó con la gestión de los obispos del país, el Consejo Episcopal Latinoamericano y la representación diplomática de Colombia en Ciudad del Vaticano. Además estuvo la silenciosa gestión de monseñor Juan Vicente Córdoba, quien, al igual que el papa, forma parte de la Compañía de Jesús y lo había acompañado en visitas que había realizado a Bogotá cuando no era papa y ostentaba los títulos de monseñor Jorge Mario Bergoglio y cardenal de Argentina.

Uno de los temas sobre los cuales ha hecho referencia el papa Francisco al observar la negociación de paz con las Farc es la reparación de las víctimas del conflicto. Incluso, a mediados de septiembre se reunió con un grupo de víctimas en la Santa Sede. Por eso, a juicio del nuncio apostólico en Colombia, Ettore Balestrero, “el papa no es indiferente ante el destino del pueblo colombiano, frente al sufrimiento de tantas personas que son víctimas del conflicto y la violencia en todas sus manifestaciones”, como señaló en declaraciones al periódico El Tiempo.

Balestrero dejó claro que al papa Francisco no le interesa entrar en asuntos de carácter técnico o político. Sin embargo, en Colombia, donde hay posiciones antagónicas sobre la forma de conducir el proceso de paz, uno de los críticos más visibles, el expresidente Álvaro Uribe Vélez, aprovechó el anuncio de la visita para manifestar que “con papa Francisco en visita pastoral a Colombia, no política. Mensajero de paz sin impunidad”.

Así, mientras el presidente Santos obtiene otro importante respaldo internacional al proceso de paz, el cual se suma, entre otros, al del exsecretario general de ONU Kofi Annan, el ex primer ministro británico Tony Blair, el del gobierno de Estados Unidos, ratificado con el nombramiento del diplomático Bernard Aronson como delegado para el proceso de paz, al de los países garantes y facilitadores Noruega, Cuba y Venezuela, y el abierto respaldo que ha recibido de la Unión Europea. En Colombia, la polarización frente al proceso es un hecho y sus principales críticos, como el procurador Alejandro Ordóñez y el expresidente Uribe, reclaman que el proceso se haga sin impunidad y que se repare a las víctimas.