Gobierno pide evitar actos violentos

Una campaña de odios

Ante agresiones contra Rodrigo Londoño, la FARC suspendió sus actos públicos y pidió garantías para continuar la campaña electoral.

La FARC suspendió eventos de campaña hasta tener garantías. / El Espectador

Como van las cosas, los actos de campaña política van a terminar en batallas campales. Una campaña en medio de la violencia, a juzgar por las imágenes de las protestas contra los candidatos de la FARC. Es tanta la polarización, que hoy se puede ver a un candidato de cualquier partido rabiando y gritando groserías contra quien considera un ilegítimo contradictor. Se ha visto en Medellín, Valle y Caquetá.

Las víctimas, principalmente, han sido los candidatos de la desmovilizada guerrilla, pero también de otros movimientos de izquierda, como la lista de Decentes que impulsa el exalcalde Gustavo Petro. Aunque en algún momento también han sido abucheados Germán Vargas Lleras y Álvaro Uribe, los episodios de esta semana contra Rodrigo Londoño, candidato presidencial de la FARC, o Aída Avella, de la Unión Patriótica, prendieron alarmas en el Gobierno y partidos políticos.

La FARC decidió suspender sus actos de campaña hasta que estén dadas las garantías para la realización de actos públicos e interpondrá las denuncias para que las personas que han actuado con violencia sean judicializadas. “Además de daños materiales a vehículos y una sede sindical, estos actos ponen de manifiesto la existencia de un plan coordinado, dirigido a impedir la participación en política de un partido legalmente constituido luego del Acuerdo de Paz que puso fin a un conflicto armado de más de medio siglo y que se originó, precisamente, en la intolerancia y la exclusión política, mezclada con la violencia partidista”, expresó Pablo Catatumbo, aspirante al Senado de este nuevo partido.

Por eso, el comisionado para la Paz, Rodrigo Rivera, hizo un llamado a la serenidad y a la cordura. “De los insultos a un acto de violencia no hay sino un paso. Estamos jugando con candela”, expresó Rivera, quien pidió a la ciudadanía contribuir a que el debate electoral sea de ideas y palabras. “El Gobierno ha hecho un llamado a los líderes políticos para que ejerzan ese liderazgo condenando los hechos de estigmatización y agresiones físicas, de extremo irrespeto e intolerancia, vistos en los últimos días. Un esfuerzo grande el que tenemos que hacer para que estas conductas sean rechazadas. El Gobierno va a cumplir con el deber de ofrecer medidas de seguridad especiales, pero hay un componente que depende del liderazgo de los dirigentes políticos”, añadió.

En este mismo sentido, la FARC convocó a todos los partidos y movimientos a rechazar “este tipo de provocaciones” e invitando a una cumbre “para acordar unas reglas de juego limpio para la campaña electoral en curso, donde primen los argumentos, las ideas y las propuestas, por encima de la agresividad verbal y la violencia física”. Así como también hicieron un llamado a sus militantes para que “no se dejen provocar y mantengan la calma”.

 

Temas relacionados