¿Una candidata inhabilitada?

Un contrato de interventoría técnica, administrativa y financiera a una obra pública en Villavicencio, tendría en aprietos la aspiración de Jénnifer Arias Falla, precandidata del Centro Democrático a la Alcaldía de la capital del Meta.

La candidata Jénnifer Arias, acompañada por el expresidente Álvaro Uribe Vélez.

De acuerdo con el régimen de inhabilidades para candidatos a las elecciones, no se podrán postular quienes un año antes hayan “intervenido en la gestión de negocios ante entidades públicas del nivel municipal, intervenido en la celebración de contratos con entidades públicas de cualquier nivel en interés propio o de terceros, siempre que los contratos deban ejecutarse en el respectivo municipio”.

Si bien el convenio suscrito con la entonces contratista Jénnifer Arias Falla como representante legal del Consorcio Urbano fue firmado en diciembre de 2013, este se ha venido prorrogando en varias ocasiones. La última de estas fue el 11 de septiembre de 2014, y con vigencia hasta el 5 de diciembre del mismo año, por lo que la restricción para participar en las elecciones estaría vigente.

No obstante, en diálogo con El Espectador, Arias Falla sostiene que no tiene ningún tipo de impedimento, porque renunció a la participación en el Consorcio Urbano en 2013, pero llama la atención que su renuncia se dio apenas una semana antes de que fuera firmada la última prórroga.

La candidata aseguró que su participación se la vendió al señor Jaime Alberto Hernández y que ella no mantiene ningún vínculo a través de terceros. Además, aseguró que en caso de que existiera una inhabilidad, la norma contempla que no se pueden gestionar recursos un año antes de las elecciones y la prórroga del contrato no se dio en dinero sino en tiempo. Sin embargo, sí reconoció que su renuncia fue por motivos políticos. “Al ser nombrada directora del Centro Democrático en el Meta, consideré que tenía un impedimento ético para mantener un vínculo contractual con la administración de Villavicencio”.