Una legítima conservadora

Consejo Nacional Electoral dejó en firme la candidatura presidencial de la exministra, al declarar la legitimidad de la Convención Conservadora que la eligió como su representante.

Marta Lucía Ramírez fue elegida candidata a la Presidencia por el Partido Conservador el pasado 26 de enero. / Archivo

La Sala Plena del Consejo Nacional Electoral (CNE) dejó en firme la candidatura presidencial de Marta Lucía Ramírez a nombre del Partido Conservador. Un hecho político que despeja todas las dudas acerca de la legitimidad de su aspiración a ocupar la Casa de Nariño. La noticia, que fue recibida como un triunfo en la campaña de la exministra, se suma a la declaración del expresidente Andrés Pastrana de adherir a la aspiración de Ramírez. Dos situaciones que le suministran combustible a la candidata.

En cuanto a la decisión del CNE, Joaquín José Vives, magistrado ponente, afirmó que pese a que se reconoció la legitimidad de la Convención Conservadora, que se realizó el pasado 26 de enero y en la que se ungió a Marta Lucía Ramírez como candidata, es necesario que la dirección nacional de la colectividad expida una certificación de transparencia en las votaciones que la proclamaron como candidata.

“Sin esa certificación, sin la garantía del proceso de votación, la decisión no surte la plenitud de sus efectos jurídicos. Es entonces una decisión precaria. Por lo tanto, la plenitud de los efectos de esa decisión está sometida a que la Dirección Nacional Conservadora, que delegó funciones en un comité de garantías que ya no existe, certifique esa transparencia. Mientras tanto es inoponible jurídicamente esa decisión a sus militantes”, refirió el magistrado.

En los últimos días se habían barajado diversos rumores sobre una posible declaración del máximo tribunal electoral en contra de la exministra. Incluso, los medios de comunicación dieron a conocer una ponencia en que se anulaba la Convención, ante lo cual el magistrado Vives explicó que existían dos ponencias, una en contra de la Convención y otra a favor de la decisión tomada por las bases del partido. Finalmente, esta última fue la que los magistrados electorales acogieron por unanimidad.

La demanda contra la Convención había sido interpuesta por el exviceministro del Interior Guillermo Reyes, en representación de los congresistas Roberto Gerlein, Efraín Cepeda, Hernán Andrade y otros conservadores de línea santistas que fueron derrotados durante la Convención y denunciaron falta de garantías al momento de la votación. Sin embargo, el tribunal electoral descartó sus pretensiones.

Al recibir la noticia de que su candidatura quedaba en firme, Marta Lucía Ramírez escribió desde su cuenta en Twitter: “Creo en Dios y sabía que el proceso tortuoso del CNE era una parte del aprendizaje que me pedía hacer. Estoy fortalecida para continuar luchando”. En un segundo trino, la exministra señaló: “Así como derrotamos la mermelada en nuestra Convención con bases conservadoras, la derrotaremos otra vez el 25 de mayo con pueblo colombiano”, y agregó: “¡Nuestra candidatura está más fuerte que nunca!”.

De esta manera, se despejaron las dudas y los rumores que circulaban acerca de que el camino de Marta Lucía Ramírez hacia la Presidencia no tenía futuro ni apoyo dentro de su misma colectividad. Ahora sólo le resta revertir un sombrío panorama en las encuestas, que la dan como la candidata con menos posibilidades de ser elegida como mandataria de los colombianos. Sin embargo, lo que quedó absolutamente claro es que el pulso en el interior del conservatismo lo ganó “la dama de hierro” y que ahora tendrá que trabajar por lograr el apoyo de los barones electorales del conservatismo, que hoy están más cerca del presidente Santos. Sin embargo, Omar Yépez, presidente de la colectividad, ha sido insistente en su apoyo a Marta Lucía Ramírez.