"Una ley que deje feliz a todos es una ley preocupante"

El viceministro de Salud Fernando Ruiz, uno de los cerebros detrás del proyecto de ley que busca reformar el sistema de salud, dice que quedó contento en un 90% con lo aprobado en el Senado.

Nadie se imaginó que en tan sólo dos días el gobierno y el Senado se pondrían de acuerdo para sacar adelante un proyecto de ley que pretende reformar el sistema de salud colombiano. Aunque aún hace falta que la iniciativa se discuta en la Cámara de Representantes, donde el debate podría ser a otro precio, lo que sucedió ayer demuestra que el gobierno cuenta con la fuerza política para sacarla adelante.

Fernando Ruiz, viceministro de salud, y uno de los cerebros detrás de esta cirugía al sistema habló con El Espectador sobre los puntos polémicos.


¿Hace dos semanas esta reforma parecía muerta, cómo revivió?
Se logró con el apoyo del alto gobierno y la decisión del Congreso de sacar el tema adelante. El trabajo en las comisiones accidentales fue muy bueno. Logramos en casi un día de trabajo analizar todos los artículos y 160 proposiciones.


¿Lo que lograron en el Senado lo van a lograr en la Cámara?
Eso siempre será incierto. Esperamos poder explicar el proyecto e ilustrar sus ventajas.


¿Qué tan contento está de 1 a 100% con la propuesta de reforma que salió del Senado?
Un 90%. Salió algo mejor de lo que entró. Hubo contribuciones importantes del Congreso. Obviamente no tiene feliz a todo el mundo. Una ley que deje feliz a todos es una ley preocupante.


¿Qué mejoró?
Lo de integración vertical mejoró. Teníamos un escenario en el que sacábamos a unos y dejábamos a otros. Ahora todos quedan en la misma condición.
Los hospitales no quedaron contentos. Dicen que al permitir la integración vertical en el nivel básico en realidad les están entregando el grueso de la atención a las antiguas EPS. ¿Qué opina?
Eso se corrigió. El nivel básico primario, como quedó en la ley, es un nivel donde se atiende lo que hoy llega a un centro ambulatorio y a un hospital de primer nivel. Incluye urgencias de primer nivel, consulta externa, consulta de cuatro especialidades básicas (pediatría, ginecología, medicina interna y cirugía básica), atención de parto y cesáreas y probablemente agunas cirugías ambulatorias.


¿Pero va a aumentar el porcentaje de integración vertical?
Creo que quedó mejor. Antes estábamos en un 30% la integración vertical pero no sabíamos qué era, no se podía verificar. Ahora no pueden pasar de ciertos procedimientos médicos.


¿Cuánto representa el gasto en el nivel básico?
Algunos operadores privados hablan de un 36% de la Unidad de Pago por Capitación. Quiere decir que de ahí para arriba es el margen para la contratación con hospitales.


¿Entonces en términos de cuánta plata contratan con ellas mismas las EPS todo sigue igual?
No cambia mucho pero es más verificable. La ley le da posibilidades de planear al sector salud. Los hospitales pueden crecer con más tranquilidad y expandirse.


¿Qué pasa con las EPS?
Se convierten en Gestores de Salud. Se dejó una fórmula para que operen en un área de gestión sanitaria y se define una red básica de atención. El gestor debe seleccionar dentro de esa red con que hospitales y clínicas trabaja.


¿A qué se refiere?
A que los prestadores (clínicas y hospitales) junto a los entes territoriales definen la red en un territorio y quienes entran ahí. Las gestoras deben escoger en esa red. Así hay más control y visualización.


¿Quién va a manejar la plata del sistema? ¿El dinero que corresponde a la Unidad de Pago por Capitación va o no a las Gestoras?
Ese dinero que hoy se paga por cada afiliado no se les entrega a las Gestoras. Ellas van a tener una cuenta en Salud Mía donde reciben lo que les corresponde por su rol como administradoras pero el resto se les va pagando de acuerdo a los servicios que se generen. El gobierno no les da la plata. Y se les paga sobre resultados.


¿Se aprobó que los especialistas médicos puedan ser titulados por los hospitales?
Se logró. Es un tema complejo. Creo que es un llamado de atención al país. Nada sacamos si se aprueba una reforma y no tenemos con quien prestar servicios.


¿Qué lo dejó preocupado?
Que se pueda mantener en la Cámara de Representantes el criterio técnico frente a la integración vertical y no desde posiciones que pueden ser irreales. Si uno quita la integración vertical hoy no queda claro cómo se van a llenar los vacíos de atención sobretodo en el sistema contributivo.
 

Temas relacionados