Uribe, chiflado y aplaudido en los Andes