Uribe, a defender su investidura por votar las objeciones a la JEP

El expresidente y cuatro senadores más del Centro Democrático participaron del debate a pesar de que en el trámite de la misma norma, un año antes, se habían declarado impedidos. La demanda ya fue admitida por el Consejo de Estado.

Congresistas afectos al gobierno de Iván Duque observaban las pantallas que registraron el hundimiento de las objeciones presidenciales en el Senado. Archivo-El Espectador

Desde que se inició el trámite de las objeciones presidenciales a la Ley Estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz, la atención del Congreso se posó sobre cómo iba resolver el Centro Democrático, y en especial el expresidente Álvaro Uribe, el tema de los impedimentos, pues durante los debates de la norma en 2017 no participaron de la discusión argumentando estar impedidos.  Un detalle aparentemente técnico que se convirtió en una nueva “encrucijada del alma” para el exmandatario que, en esa decisión de votar o no las objeciones, puso en juego  su investidura como congresista por que podría incurrir en una violación el régimen de inhabilidades, motivo que históricamente ha cobrado cientos de curules parlamentarias.

La decisión de Uribe no fue fácil: admitir el impedimento hubiera implicado afectar el quorum y darle ventaja al bloque opositor que terminó rechazando las objeciones. Además, mantenerse impedido para la discusión implicaba que senadores como María del Rosario Guerra, Honorio Enríquez, Paola Holguín y Alejandro Corrales no pudieran participar del debate, quienes tampoco habían participado del trámite de la norma en el anterior Congreso. En esta circunstancia, los cinco senadores del Centro Democrático pidieron a la plenaria que les aceptará el retiro de sus anteriores impedimentos y los habilitara para participar del debate.

(Duque perdió otra batalla en el Congreso: la objeciones a la JEP)

Por eso, tal vez, no fue noticia que algún ciudadano presentó la demanda de pérdida de investidura contra Uribe, y menos causó sorpresa que el Consejo de Estado anunciara este lunes la admisión el recurso.  El accionante asegura que el senador y líder del Centro Democrático participó de la discusión estando impedido, pues aprobó el orden del día antes incluso de que hubiera solicitado el levantamiento del impedimento que manifestó tener en noviembre de 2017, cuando su partido había tomado la decisión de apartarse de las discusiones sobre los proyectos de implementación de la paz, como una protesta simbólica, y a la vez, como una estrategia para afectar las mayorías de la Unidad Nacional.

Al respecto, la oficina de prensa del senador Uribe emitió un comunicado defendiendo su postura y adelantando los argumentos que esgrimirá ante el magistrado Carlos Enrique Moreno Rubio, presidente de la sección Quinta del Consejo de Estado, donde tendrá que defender su investidura.  “El día 7 de noviembre de 2017, como consta en la Gaceta 243 de 2018, el expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez, presentó impedimento para participar en la discusión y votación del Proyecto de Ley Estatutaria número 08 de 2017 Senado, 016 de 2017 Cámara, Estatutaria de la Administración de Justicia en la Jurisdicción Especial para la Paz, por los siguientes motivos: ser víctima -no acreditada-; los magistrados elegidos para la JEP ya han fijado un criterio contra el expresidente y senador; Álvaro Uribe Vélez ostentó la calidad de Presidente de la República, quienes tuvieron una mención especial en el proyecto; contra su hermano y el expresidente, cursan investigaciones”.

(Presidente Iván Duque obligado a sancionar la ley estatutaria de la JEP)

Estas circunstancias, según el expresidente, cambiaron en el año y seis meses que trascurrieron desde la votación de la ley estatutaria hasta los debates de las objeciones presidenciales. Escribe el senador que la Corte Constitucional en sentencia C-674 del 14 de noviembre de 2017 declaró inexequible “la expresión que habilitaba a la JEP para retener información sobre quienes han ejercido el cargo de Presidente”, lo que cambia dos de los motivos que lo llevaron a declararse impedido. Respecto a su condición de víctima, argumentó que, al no estar acreditada, no “configuró causal de impedimento”. Sobre las investigaciones en su suya y de su hermano Santiago explicó que ninguna es en la JEP.

Uribe concluye su defensa señalando que el día 29 de abril de 2019, cuando se tramitaron los impedimentos para el debate de las objeciones presidenciales “no había claridad sobre cuál era el procedimiento adecuado para resolver los impedimentos”, y que eso condujo a que se cometieran “errores de buena fe, que posteriormente fueron subsanados con base en lo dispuesto en el numeral 2 del artículo 2 de la Ley 5 de 1992. Posterior a la corrección formal del procedimiento, se votó favorable la reapertura y revocatoria del impedimento del expresidente y senador Álvaro Uribe, razón que lo habilitó para participar y votar en el debate”. De hecho, en la sesión de esa tarde, inusualmente, se repitió varias veces la votación de los impedimentos, buscando evitar exponer las curules del expresidente Uribe y sus cuatro compañeros de partido que ese día participaron del debate a conciencia de que sus credenciales quedaban en riesgo.