Uribe descarta mesa tripartita en La Habana o renegociar acuerdo directamente con las Farc

El expresidente considera que se debe respetar que el Gobierno es el interlocutor de los colombianos en el proceso de paz. Habló de los puntos que considera se deben renegociar.

EFE

El expresidente Álvaro Uribe Vélez, principal promotor de la campaña del No por el plebiscito, se mostró en desacuerdo ante las propuestas que han surgido frente a que el Centro Democrático se siente a dialogar con el Gobierno y las Farc en La Habana para renegociar los puntos de inconformidad que llevaron a que una leve mayoría de los colombianos decidiera rechazar dicho acuerdo final. (Lea: Uribe propone amnistía a guerrilleros sin condenas y "alivio judicial" a policías y soldados)

El exmandatario dijo en diálogo con Blu Radio que tanto él como su partido tienen claro que es el Gobierno el interlocutor de los colombianos en la mesa de conversaciones de paz, instalada en Cuba, y por ende no se debe modificar la mesa con más participantes o delegados del No.

“Nosotros no podemos usurpar competencias, nos interesa que haya modificaciones en los acuerdos, pero quien debe ser el interlocutor es el Gobierno. No he considerado mesa tripartita, respetamos las competencias”, expresó.

Para Uribe, debe el Gobierno sentarse a dialogar con delegados del Centro Democrático, incluyendo representantes del también expresidente Andrés Pastrana y el exprocurador Alejandro Ordóñez, a quienes invitó a elegirlos para que se sienten a expresar sus inconformidades frente al acuerdo. También líderes cristianos y las víctimas del conflicto que votaron No.

Sobre su propuesta de amnistía para guerrilleros, aclara que está de acuerdo con amnistiar únicamente a los guerrilleros rasos que no estuvieron involucrados en delitos de lesa humanidad, y en brindarles protección al reintegrarse a la vida civil.

En lo que asegura no está de acuerdo, es en que sean los mismos guerrilleros quienes hagan parte del esquema de seguridad de protección o que puedan supervisar empresas de vigilancia.

En cuanto a los militares, considera que su propuesta del “alivio judicial” no significa impunidad, sino que no sean sometidos al mismo tribunal especial de justicia que las Farc y muchos menos, como lo ha expresado en otras oportunidades, “igualarlos” con la guerrilla. Propuesta que ya causa malestar en las madres de las víctimas de falsos positivos, porque la ven como una ofensa para la memoria de sus seres queridos y un ataque directo en contra del clamor de justicia.

Su mayor preocupación son las recientes declaraciones de las Farc de que el acuerdo final es inmodificable y es avalado jurídicamente, pues considera que si esto sucede ahora que ganó el No que hubiera ocurrido si ganaba el Sí. “No había entonces voluntad de someterlo a votación y cumplirlos sino de imponer, que tal que hubiera ganado el plebiscito”, agregó.

Finalmente descartó una constituyente y pidió que se reorienten las políticas del país.