Uribe pierde 450.000 seguidores y Santos 130.000 en purga de cuentas falsas en Twitter

La red social está haciendo una clase de limpieza de cuentas falsas, descontándolas del número de seguidores de sus usuarios. Así se registraron las bajas en las cuentas de los políticos.

Archivo

Bajo la premisa de “promover conversaciones saludables”, Twitter decidió emprender una cacería de perfiles falsos con el fin de no contabilizarlos en el número que refleja la cantidad de seguidores que tienen las cuentas. Quienes se verán más afectados, sin duda, serán aquellos que compran followers, entre ellos, los políticos, especialmente tras haber pasado la época electoral.

El proceso de limpieza comenzó este jueves, cuando la empresa advirtió que, en promedio, cada usuario de la red social perderá un pequeño porcentaje de sus seguidores. Sin embargo, en el caso de las figuras públicas se espera que los números sean mucho más elevados. Según lo informó The Washington Post, en una purga inicial, por ejemplo, el actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, perdió alrededor de 100.000 seguidores, aunque todavía le quedan más de 53,1 millones.

Lea más: La razón por la que usted hoy probablemente perderá seguidores en Twitter

Algo similar sucedió en horas pasadas con las cuentas de personajes como el mandatario electo Iván Duque, los excandidatos presidenciales Gustavo Petro y Sergio Fajardo, los expresidentes Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe, y el líder de la FARC, Timochenko, por mencionar algunos.

En solo un día, tiempo en el que Linterna Verde, un grupo interdisciplinario de expertos que identifica y fortalece el debate público en la era digital, monitoreó las cuentas de los políticos mencionados, uno de ellos, Álvaro Uribe Vélez, alcanzó a perder 457.298 seguidores, de los 5'195.032 que tenía, es decir, un 8.8% de ellos. Por su parte, Juan Manuel Santos, que el miércoles contaba con 5'400.586 followers, ahora tiene 5'269.281; Gustavo Petro pasó de tener 3’253.133 a 3'236.486; Sergio Fajardo rebajó sus 1’347.502 seguidores a 1'341.628, perdiendo casi 6.000; y Timochenko, que tenía 131.437, tiene ahora 130.999, es decir, un 0,33% menos.

Sobre el tema: Los presidenciales con más seguidores falsos en redes sociales

Otros personajes que disminuyeron significativamente el número de sus seguidores fueron Andrés Pastrana, Carlos Holmes Trujillo, María del Rosario Guerra, Piedad Córdoba, Luis Pérez, Germán Vargas Lleras y Enrique Peñalosa.

La organización sin ánimo de lucro le adviritó a este diario que la medición fue un ejercicio de observación y sus conclusiones no son indicadores absolutos de las razones detrás de la pérdida de seguidores. Sin embargo, Carlos Cortés, creador de La Mesa de Centro de La Silla Vacía y miembro del equipo de Linterna Verde, hizo varias anotaciones que vale la pena mencionar, como que "es posible que alrededor de Álvaro Uribe se formen usuarios y comunidades que intentan inflar conversaciones, —y no necesariamente él es el responsable—. Es posible que ahí haya una interacción que no es orgánica".

Nicolás Velásquez, desarrollador de software para la interpretación de señales de coordinación política y consumo cultural en redes sociales y autor de la medición, le compartió a El Espectador que, para llevarla a cabo, capturó los datos de seguidores desde la página de cada cuenta en Twitter el miercoles hacia las 5 de la tarde y el jueves hacia las 3:30 de la tarde. "Para el registro, guardé tanto el código html cómo una captura de pantalla de cada cuenta". Así:

Le puede interesar en Política: “Duque tendrá que unir al país”: Matthew Swift

Este diario, basándose en un informe de seguridad informática forense de la empresa Adalid, informó en enero que, del porcentaje de seguidores falsos de los entonces aspirantes a la Casa de Nariño, la mayoría de las cuentas provenían de países como Noruega, Bélgica, India, Turquía, Irak, Paquistán, Filipinas, Suiza, Suecia, Dinamarca, Polonia, Egipto, Vietnam y China.

Entre las conclusiones del estudio, se destacó que las cuentas ficticias que seguían a los candidatos eran utilizadas para atacar cuentas de sus oponentes o volver tendencias algunos temas e insertarlos en las agendas de los medios de comunicación.

Lo que busca Twitter con esta purga, que aún no ha terminado, es desmarcar “la compra de seguidores y cuentas falsas para inflar artificialmente la cantidad de seguidores, porque no es una medida precisa de la influencia de alguien en la plataforma o influencia en el mundo”, como lo señaló Del Harvey, vicepresidenta de confianza y seguridad de Twitter.