Uribe, tema central de encuentro en Casa de Nariño

La principal preocupación del presidente Santos y de los parlamentarios era la forma de blindar el proceso de paz que se adelanta con las Farc.

Mucho se ha hablado del encuentro que se llevó a cabo el miércoles pasado entre el presidente Juan Manuel Santos; su secretario general, Juan Mesa; su secretaria privada, Cristina Plazas y el consejero para asuntos políticos, Aurelio Iragorri Valencia, con 10 parlamentarios que mejor acogida tienen en la opinión pública y en los medios de comunicación. Se afirma que estaban alineando la estrategia de cara a las elecciones de 2014 y que se habló de la reelección del mandatario. No obstante, El Espectador conoció que uno de los principales puntos del encuentro fue cómo manejar la oposición del expresidente Álvaro Uribe Vélez y por esa vía proteger el proceso de paz.

El asunto era claro. El exmandatario Uribe y su plataforma política de Centro Democrático se han convertido en los principales detractores del proceso de paz que adelantan en La Habana (Cuba) el Gobierno y las Farc y su mensaje en contra de la negociación, según las encuestas, ha venido calando en la ciudadanía, lo que a la larga genera un gran costo político para la imagen de presidente Santos.

En la discusión se puso en evidencia la habilidad de Uribe para desviar el debate y buscar los puntos ‘débiles’ de la negociación. “En un primer momento atacó el inició de los diálogos, cuando notó que la gente empezaba a estar de acuerdo con la paz, asumió el discurso de la impunidad con el terrorismo. Ahora, pese a que fue él quien hundió la Ley de Víctimas, no para de afirmar que mientras el Gobierno habla con las Farc abandona a los afectados por el conflicto”, afirmó uno de los asistentes a la reunión.

Esta no fue una reunión de Unidad Nacional, aunque estuvieron todos los partidos que la conforman. Los congresistas asistentes del Partido Liberal, Simón Gaviria, Luis Fernando Velasco y Juan Fernando Cristo; de la U, Roy Barreras, Armando Benedetti y Hernán Penagos; los conservadores, Hernán Andrade y Efraín Cepeda; por Cambio Radical, Germán Varón y por los Verdes, Alfonso Prada, son los más reconocidos para la opinión pública, incluso, como se planteó en la reunión, son los habituales invitados a los programas radiales y televisivos de debate”.

Por eso los asistentes asumieron el compromiso de respaldar el proceso de paz con mayor vehemencia y, del mismo modo, tratar de hacerle frente al discurso de Uribe. El presidente Santos y los congresistas tienen claro que las comunicaciones desde la Casa de Nariño no están funcionando bien y por ese motivo los avances del Gobierno y el discurso político del mandatario no están llegando de forma clara.

Serán entonces los parlamentarios ‘mediáticos’ quienes actúen como caja de resonancia, en especial en las regiones. Porque tal como se ha venido analizando en el Gobierno, la gira que viene realizando el Centro Democrático con el exmandatario Álvaro Uribe Vélez y algunos de sus candidatos a la presidencia está minando la imagen de Santos y la del proceso de paz.
Sin llegar a conclusiones claras. Los congresistas, funcionarios de Gobierno y el Presidente hablaron de las concesiones que serían entregadas a los miembros de las Farc que dejen las armas para formar parte del debate político. Son conscientes que el argumento de la impunidad será una de las banderas que esgrimirá Uribe y tienen que encontrar alternativas para para enfrentarla. No es casualidad que el presidente del Senado, Roy Barreras, saliera, a dos días del encuentro, a hablar de la posibilidad de legislar al lado de Timochenko o Iván Márquez.

El tema de la reelección fue planteado, pero el presidente Santos lo hizo a un lado. Lo que sí quedó sobre el tapete fue la necesidad de buscar alternativas para restablecer las relaciones con alcaldes y gobernadores, luego del descalabro que significó abrir el debate sobre el aumento del periodo a seis años, y pocos días después, descartarlo por completo.

Este no será el único encuentro que realizará el presidente Santos con parlamentarios. Según se pudo conocer, se realizarán encuentros temáticos de acuerdo con la coyuntura, a los que asistirán los que más saben de economía, de debates legislativos, de salud, los que mejor defienden al Gobierno. Esa es una nueva estrategia.