Uribe y Vargas Lleras ordenaron aprobación de referendo contra adopción a parejas homosexuales: Claudia López

La senadora señala a estos políticos de estar usando a los niños para ganar votos. Califica el referendo de discriminatorio no sólo para homosexuales sino para los solteros.

Archivo

Este jueves amaneció Colombia inmerso de nuevo en el debate sobre la adopción de niños por parte de parejas homosexuales, esto tras la aprobación en la Comisión Primera del Senado del referendo de la senadora Viviane Morales Hoyos que busca que la adopción sólo la ejerzan parejas conformadas entre un hombre y una mujer.

El referendo no sólo excluye a las parejas homosexuales, quienes gracias a una decisión histórica de la Sala Plena de la Corte Constitucional a finales de 2015 podían adoptar a niños en Colombia, sino también a los solteros, viudos, divorciados.

Para la senadora Claudia López, la aprobación del proyecto de Morales - con una votación de diez a favor y tres en contra - es inconstitucional por violar los derechos fundamentales y por ende es discriminatorio. 

“Desde hace 140 años, madres solteras o padres solteros, viudos o divorciados, pueden adoptar y este referendo pretende acabar con esa posibilidad y excluirlos, declarando que hay ciudadanos y familias de segunda y de primera categoría”, indicó.

Según López, el referendo viola los derechos de los niños a tener una familia, el derecho a la igualdad porque se discrimina a las personas por su orientación sexual o por su estado civil, y el derecho a que todos los tipos de familias sean reconocidas y protegidas en igualdad de condiciones por el Estado.

Agrega que este referendo "discriminatorio" fue aprobado por orden del expresidente Álvaro Uribe y el actual vicepresidente Germán Vargas Lleras, quienes según sugiere estarían usando a los niños como instrumento para hacer campaña electoral, ganar fieles y conseguir votos.

En noviembre de 2015 cuando la Corte Constitucional aprobó la ponencia presentada por el magistrado Jorge Iván Palacio para la adopción de parejas del mismo sexo, estableció que la orientación sexual del solicitante no puede ser criterio válido para definir si una persona puede o no adoptar a un menor de edad.

"Impedir que un niño tenga una familia fundándose únicamente en la orientación sexual de una pareja representa una restricción inaceptable a sus derechos", precisó el alto tribunal.