Uribismo denuncia a la Nación ante CIDH por “desacatar” resultado del plebiscito

En la acción judicial, el Centro Democrático pide, entre otras, frenar la implementación del acuerdo hasta tanto no se realice otra refrendación popular.

Mauricio Alvarado/El Espectador

Justo cuando se cumplen 11 meses de la victoria del No en el plebiscito del pasado 2 de octubre de 2016 –cuando los colombianos acudieron a las urnas para refrendar los acuerdos de paz firmados entre Gobierno y Farc en La Habana (Cuba)– se conoció que el partido Centro Democrático, promotor del No en el mecanismo, denunció al Estado colombiano ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por “desacatar” los resultados del plebiscito.

La denuncia fue presentada por varios congresistas de la colectividad, quienes argumentan que se desconoció la voluntad del pueblo, dado que –en su opinión– el Gobierno debió someter a un mecanismo de refrendación popular un ‘nuevo acuerdo con las Farc’. Sin embargo, dice el uribismo, “se mantuvieron sin modificaciones los puntos que llevaron a los ciudadanos a votar No”.

En la acción judicial presentada ante la CIDH, el Centro Democrático pide suspender los efectos políticos de la actuación del Congreso por medio de la cual realizó una refrendación, que consideran, es violatoria de la voluntad expresada por los colombianos en las urnas. Solicitan además una serie de medidas cautelares, entre ellas frenar la implementación del acuerdo mientras tanto no se realice la refrendación popular.

De acuerdo con el Centro Democrático, no solo fue el Gobierno, sino también el Congreso y la Corte Constitucional los que “no respetaron la voluntad soberana del pueblo”. El senador Fernando Nicolás Araújo, promotor de la denuncia, manifestó que el Estado le hizo 'conejo' a los colombianos.

"(El presidente Juan Manuel) Santos repitió 1.000 veces que la última palabra la tenía el pueblo colombiano. Le pedimos incansablemente que no sometiera todo el acuerdo en bloque. El resultado fue que el pueblo se pronunció, se opuso a la impunidad del acuerdo y Santos salió corriendo a imponer el acuerdo maquillado y bajo una falsa refrendación en el Congreso de la República", manifestó el congresista.

El 2 de octubre de 2016 quedó inmortalizado en la historia de Colombia. Ese domingo, 6’419.759 ciudadanos le dijeron No al acuerdo de paz con las Farc, una decisión con la que el país rechazó el pacto para ponerle punto final al conflicto de 52 años con esa guerrilla. Para esa jornada, el No necesitaba como mínimo los votos del 13% del censo electoral para ser tenido en cuenta, es decir, 4’536.992. En una dura competencia, el Sí alcanzó el 49,76% de los votos.

La pregunta que respondieron los colombianos fue: "¿Apoya usted el acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera?".