Uribismo destapa sus cartas para 2018

Óscar Iván Zuluaga decidió que renunciará a la dirección del Centro Democrático a partir de la convención nacional del partido que se adelantará en dos semanas en Bogotá.

Óscar Iván Zuluaga, presidente del Centro Democrático. / Archivo

De acuerdo a lo acordado entre el senador Álvaro Uribe, jefe natural del partido, y el exministro, su dimisión tiene una poderosa razón: ser el primer precandidato presidencial del uribismo para 2018.

Aunque la carta de renuncia no ha sido presentada formalmente, su retiro fue acordado con el exmandatario desde enero pasado, pero por sus constantes viajes al extranjero y el aplazamiento del cónclave del Centro Democrático, previsto originalmente para principio de año, apenas se va a hacer efectivo en los próximos días. Además, el acuerdo es que quien quiera ser el candidato presidencial uribista no puede ser parte de la dirección del partido.

Ahora bien, pese a que lo lógico es que Zuluaga reciba de manera anticipada el guiño, gracias a los 6’905.001 votos que obtuvo en segunda vuelta en 2014, al enfrentarse al candidato presidente Juan Manuel Santos, lo cierto es que en el uribismo hay una división interna y no está descartado que se opte por una segunda alternativa.

Entre los murmullos, hay quienes piden que la baraja de precandidatos para 2018 se amplíe. De hecho, hay un sector del partido que está promoviendo a Carlos Holmes Trujillo, fórmula de Zuluaga a la Vicepresidencia en 2014, como el alfil de la oposición para los próximos comicios. “Estoy dispuesto a ganarme la candidatura del Centro Democrático en la calle, dialogando con mis compatriotas”, adelantó Trujillo.

De hecho, la división del Centro Democrático se hizo evidente hace poco, cuando el senador José Obdulio Gaviria cuestionó el accionar de Zuluaga: “Las ambiciones personales puestas por encima de los intereses estratégicos del partido generan desastres”, dijo. Con este panorama, se hace entonces difícil escoger la nueva dirección del partido. Aunque hay quienes llaman a un cuerpo colegiado, también ha tomado forma la posibilidad de la dirección única de Alicia Arango, exsecretaria privada de Uribe y alguien de su total confianza.