Vargas Lleras, de frente contra la ley estatutaria de la JEP

El exvicepresidente rompió su silencio y en entrevista con Noticias Caracol expresó sus preocupaciones frente a temas como el tratamiento del narcotrafico, las disidencias, los desertores y las listas de guerrilleros. Y advirtió que como están planteadas las cosas, el primer candidato a someterse ante la JEP podría ser el expresidente Álvaro Uribe.

Germán Vargas Lleras, precandidato presidencial. Archivo El Espectador

Tras guardar prudente distancia frente al proceso de paz y temas políticos durante cerca de dos años, ahora como exvicepresidente y precandidato presidencial, Germán Vargas Lleras rompió su silencio y en entrevista con Noticias Caracol arremetió contra el proyecto de ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), marcando hondas diferencias con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos. Con advertencias de por medio, como cuando dijo que cómo se están planteando las cosas, el primer candidato a someterse ante el tribunal de la JEP podría ser el expresidente Álvaro Uribe.

No podemos aceptar que a través de este tribunal ahora se vaya a procesar a todo el sector productivo del país, a los contradictores políticos, a los partidos. Hay evidencias que nos dejan muchas preocupaciones”, dijo Vargas Lleras, y tras mostrar un video en el que aparece el jefe guerrillero “Andrés París” atacande de frente al exmandatario, señaló: “Está claro que el primer candidato a someterse a eso será el hoy senador y expresidente Álvaro Uribe”.

Según el exvicepresidente, un sistema de justicia transicional debe aplicar para la guerrilla y para los militares con respecto a acciones en desarrollo del conflicto armado, por lo que no se entiende es que ahora se intente cambiar el juez natural a los 48 millones de colombianos. Y expresó también preocupaciones por la misma composición del tribunal de la JEP, cuyos magistrados no cuentan con un régimen de inhabilidades y, además, varios de ellos fueron apoderados de guerrilleros en el pasado. “¿Cómo van a entrar a administrar justicia frente a personas sometidas a esa jurisdicción que fueron sus poderdantes en el pasado?”, preguntó.

Vargas Lleras, quien actualmente recoge firmas para aspirar a la Presidencia en 2018, señaló que si esa justicia transicional implica la reducción de penas y beneficios para la guerrilla, ello también debería ser para todas las partes en conflicto. “Hay centenares de oficiales y soldados hoy procesados por la justicia ordinaria por los falsos positivos. ¿Por qué para una parte, que son las Farc, vamos a aceptar reducción de penas en graves delitos como homicidios y masacres, pero no vamos a cobijar con beneficios a los miembros de las Fuerzas Militares?. Yo no justificó los falsos positivos, deben tener un tratamiento de homicidios simples y agravados, pero por qué no quedar amparados por la justicia transicional”, enfatizó.

Además, dijo que la visita que recientemente hizo al país la fiscal de la Corte Penal Internacional, tenía como objetivo pedir los expedientes e indagar por 25 altos oficiales del Ejército involucrados en esos casos. “Todo el sistema de justicia transicional está hecho para lavar los delitos que no son sujetos de amnistías e indultos, para todos los delitos atroces y de lesa humanidad. El sistema de justicia internacional se hizo para eso, para permitir que no paguen un día de cárcel intramural todas aquellas personas que no eran sujetas de amnistías e indultos, y enervar la acción de los tribunales internacionales en la persecución de estas personas”, subrayó.

Otra de las angustias de Vargas Lleras frente a la ley estatutaria de la JEP tiene que ver con el tema del narcotráfico. En su concepto, no se pueden dejar vacíos frente a las disidencias, que siguen hoy traficando, con la posibilidad de tener la posibilidad de recibir en el futuro beneficios en materia de reducción de penas y no extradición. En este sentido, enfatizó que no se puede permitir que un partido supuestamente lícito deje una retaguardia estratégica narcomilitar través de la figura de los disidentes.

Y a la pregunta sobre si cree que los hoy desmovilizados jefes guerrilleros siguen metidos en el narcotráfico, indicó que esa es una posibilidad y por eso hay que cerrarles esa puerta. “En 2012, yo era ministro de Justicia y existían 42 mil hectáreas de coca. Hoy vamos llegando a las 200 mil. Toda previsión en este sentido es poca”. Asimismo, advirtió que los procesos de erradicación voluntaria y sustitución van a ser “un desastre”, pues en la actualidad no van sino tres mil hectáreas afectadas.

Vargas Lleras se refirió, también como preocupación, al tratamiento de los desertores, es decir, quienes ya recibieron beneficios y luego reincidieron en la comisión de delitos. “Las Farc sostienen que no pierden los beneficios quienes se han vinculado a bacrines y si los pierden quienes regresaron a cometer delitos de rebelión”.

Dijo además que le preocupa el tema del cierre de las listas, recordando que quienes iban a gozar de beneficios fueron inventariados en documentos que proporcionaron las mismas Farc, pero a eso se le debería poner un límite, pues no se puede permitir que indefinidamente siga incorporándose gente. Y denunció la supuesta venta de cupos para ser incluídos en dichas listas, refiriéndose al caso de Irineo Romero, un narcotraficante mejicano del cartel de Sinaloa que apareció en ellas. “¿Quién hace las listas? Alguien las tuvo que haber hecho, no puedo señalar la responsabilidad de uno u otro, pero preocupa”, concluyó.

Por último, preguntó dónde están los bienes en el exterior de las Farc, las caletas de dinero y los testaferros. “¿Por qué nunca han aceptado dentro del concepto de verdad denunciar a los testaferros?”. Y reveló que hace 15 días, en el Congreso de Estados Unidos, se inició una investigación en que se vincula a las Farc con lavado de activos por más de dos billones de pesos.

Al final, expresó que si bien durante el debate en las comisiones primeras conjuntas de Senado y Cámara de Representantes se incluyeron varios de los reparos del fiscal general Néstor Humberto Martínez sobre estos temas que le preocupan, con las proposiciones que se presentaron queda abierta la opción de reabrir el debate. Y ratificó que no está en contra del Acuerdo de Paz, reconociendo que la  entrega de las armas le parece un hecho extraordinario y que el que las Farc hagan política es algo lógico, pero que la hagan lícitamente.  y está en du derecho de expresar sus preocupaciones.