Vía libre a fondo de la ONU para posconflicto

Los cálculos ya están hechos y los números han sido repasados varias veces.

Financiar el posconflicto durante los próximos 10 años costará al menos $90 billones, de los cuales, según cuentas del Congreso, $16 billones tendrán que invertirse en los próximos dos años.

De ahí la importancia de los fondos que la comunidad internacional ha creado en los últimos meses con el objetivo de reunir suficientes recursos para la implementación -sobre todo a corto plazo- de los acuerdos a los que Farc y Gobierno lleguen en La Habana, Cuba, y con los que el Gobierno aspira recaudar mínimo US$3.000 millones en cinco años. Y ayer a los aportes ya establecidos de la Unión Europea, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, se sumó la Organización de Naciones Unidas a través de un Fondo Multidonantes para el posconflicto, formalizado durante un acto en la Casa de Nariño por el ministro consejero para el Posconflicto, Rafael Pardo; el coordinador residente y humanitario de la ONU, Fabrizio Hochschild, y la embajadora de Suecia en Colombia, Marie Andersson.

“El valor agregado de este fondo es que sus recursos se usarán para acciones que tengan impacto positivo en los esfuerzos de construcción de paz en el período crítico, que empieza inmediatamente después de la firma de los acuerdos”, explicó Hochschild.

El Fondo comienza a funcionar con recursos por US$8 millones aportados por el Gobierno de Suecia y el Fondo Global de Construcción de Paz de la ONU, además de US$23 millones ya asegurados de otros donantes. Para la embajadora de Suecia en Colombia, Marie Andersson, el Fondo ayudará a consolidar las actividades que ha venido adelantando su país en las últimas décadas en materia de paz. “Es un medio para que Colombia ejecute lo necesario para la construcción de la paz”, puntualizó.

Los recursos serán supervisados por un comité directivo tripartito, copresidido por el Gobierno y Naciones Unidas, con la participación de cooperantes internacionales y representantes del sector privado y la sociedad civil. Sin embargo, será la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia (APC) la encargada de liderar la estrategia de consecución de recursos.