Vicepresidente llama la atención sobre violencia contra sindicalistas

Así mismo denunció amenazas de muerte contra varios líderes en el país.

Luego de una reunión entre el vicepresidente Angelino Garzón y el Presidente de la Confederación General del Trabajo (CGT), Julio Roberto Gómez, ambos rechazaron los actos de violencia de los cuales han sido víctimas los sindicalistas en Colombia.

“No tiene sentido el vil asesinato de Jesús Adán Quinto, Secretario de Derechos Humanos de la CGT - seccional Chocó, ocurrido el 9 de abril del 2014 y quien había manifestado recibir amenazas de muerte en su contra desde el año 2013 por su liderazgo en el proceso de restitución de tierras de las comunidades negras del Atrato Bajo y Medio”, aseguraron ambos en un comunicado.

Y agregan que el líder sindical denunció públicamente la situación de desplazamiento de 621 familias en el municipio de Rio Sucio, Chocó, “además expuso a las autoridades competentes los negocios del narcotráfico en Urabá, Antioquia”.

Tanto Garzón como Gómez aseguraron que hoy en día existen amenazas de muerte contra los líderes sindicales: Antonio Lamadrid Laverde, Presidente del Sindicato del Cerrejón (Sintracarbón); Lucedi Pabón, Presidente del Sindicato Sintragobernaciones, seccional Valle del Cauca; Álvaro Camacho Torres, Presidente del Sindicato Adireneiva (Asociación de Directivos, Docentes de la Educación Oficial del Municipio de Neiva); César Sánchez y Maritza Rubio, ambos afiliados a la Federación Nacional Sindical Nuevo Liderazgo Campesino (NLC).

“Condenamos cualquier tipo de violencia en contra del principio de la libertad de asociación establecida en la Constitución Política de Colombia, ya que vulnera el ejercicio de los derechos humanos de los trabajadores y las trabajadoras del país, debilitando con ello la democracia”, dicen.

Por último, sostienen que los derechos laborales, las libertades sindicales y el derecho a la protesta social deben hacer parte del respeto integral hacen parte del respeto integral de los Derechos Humanos en el país, “por lo que no aceptamos el señalamiento y la macartización de éstos”.

Temas relacionados