¿Vicepresidente o Designado?

La propuesta se da en medio de la incertidumbre por la recuperación de Angelino Garzón. Analista considera que la reforma busca atajar al expresidente Álvaro Uribe.

Eliminar la palabra ‘Vicepresidente’ de la Constitución y que el Congreso tenga la facultad para elegir al Designado, es decir, a quien reemplazaría al Presidente de la República en caso de faltas temporales o absolutas, es el objetivo del acto legislativo que será radicado en el Capitolio Nacional.

Su autor, el representante conservador Telésforo Pedraza, cree que desde la creación de la fórmula vicepresidencial, los resultados hasta ahora han sido ‘mínimos’ y explicó que con la aparición del Designado, el único responsable político por el programa del gobierno será el jefe de Estado.

“El Designado es lo más conveniente, es lo más sano. El Presidente finalmente va a poder gobernar con toda tranquilidad, ya que él es constitucionalmente responsable ante el país”, sostuvo el legislador.

Algunos congresistas, sin embargo, creen que no es un buen momento para discutir la iniciativa, teniendo en cuenta los problemas de salud que afronta en la actualidad el vicepresidente Angelino Garzón.

Pedraza respondió de inmediato: “la propuesta se diseñó mucho antes del accidente cerebrovascular de Garzón. Este proyecto no tiene ningún nombre específico, ni se diseñó pensando en alguien. La figura del vicepresidente no ayuda para nada al buen ejercicio de las funciones presidenciales”.

Según el articulado, una de las ventajas del acto legislativo es que el Designado no recibe remuneración económica alguna y solo podrá ejercer las funciones presidenciales cuando el primer mandatario esté ausente.

Vale la pena recordar que semanas atrás, el mismo presidente Juan Manuel Santos dijo en una entrevista que la fórmula vicepresidencial quedó “mal diseñada” y podría ser más “conveniente y menos costosa” la figura de un Designado.

Para el analista político Vicente Torrijos, la propuesta es un “atentado” contra la democracia y es una clara estrategia que apunta a cerrarlo el paso a una idea que se viene escuchando desde hace algunas semanas en los mentideros políticos: que el expresidente Álvaro Uribe sea fórmula vicepresidencial de un posible candidato a la Presidencia del año 2014.

“Los ciudadanos se van a sentir burlados. No cabe duda de que el Congreso está al servicio de Santos. Se trata de un irrespeto al vicepresidente Garzón, quien había dicho mucho antes de su accidente que iría a las calles para rechazar esa posibilidad. Ahora, cuando no puede valerse de sí mismo, será más fácil para los acompañantes de la iniciativa que el trámite prospere”, agregó Torrijos.

El más reciente parte médico sobre el estado de salud de Angelino Garzón dice que “se comunica sin dificultad, moviliza sus cuatro extremidades y cognitivamente tiene un buen desempeño”. Aunque el comunicado advierte que el equipo terapéutico está optimista con su recuperación, en el Congreso ya se está pidiendo que Gobierno informe si volverá al cargo, ya que jurídicamente, si no hay una evolución favorable o si se llega a presentar una incapacidad definitiva, se tendrá que elegir a un nuevo Vicepresidente.

Según el Artículo 205 de la Constitución, “en caso de falta absoluta del Vicepresidente, el Congreso se reunirá por derecho propio o por convocatoria del Presidente de la República, a fin de elegir a quien haya de reemplazarlo para el resto del período. Son faltas absolutas del Vicepresidente: su muerte, su renuncia aceptada y la incapacidad física permanente reconocida por el Congreso”.

Para la senadora del Mira Alexandra Moreno Piraquive, es necesario que el Gobierno dé la cara al país e informe si Garzón seguirá en el cargo. “El Vicepresidente ha hecho una labor importante en Derechos Humanos y ha sido un gran defensor de los derechos de los trabajadores. Sin embargo, creo que es necesario conocer cuál es su situación médica y, en honor a la honestidad, se diga si puede seguir adelante o no con su rol”, afirmó la senadora.

Precisamente, el último Designado que tuvo el país fue el hoy presidente Santos, en el gobierno de César Gaviria. Los partidarios de la Designatura argumentan que pese a que se trata de una figura que resulta de los pactos entre el jefe de Estado y el Congreso, funcionó sin inconvenientes e inestabilidades.

Para otros, el fin de la Vicepresidencia es una embestida contra la democracia, ya que es un funcionario elegido por votación popular y, como en el caso de Angelino Garzón, alguien que le hace contrapeso al Presidente de la República. Falta ver que camino toma la discusión del proyecto.

 

últimas noticias