UNA UNIFORMADA INTENTÓ QUITARSE LA VIDA

Vicepresidente pide sanciones ante supuesta presión en la Policía

Óscar Naranjo dijo que las denuncias hechas por varios uniformados sobre presunto acoso laboral no deben comprometer a la institución.

General (r) Óscar Naranjo, vicepresidente de la República. Archivo

Las alertas en el interior de la Policía Nacional sobre presunto acoso laboral no cesan. Primero, cuando se conoció del caso de la patrullera Laura Valentina Talero quien, al parecer, habría intentado suicidarse en un CAI, en Soacha, por cuenta de las presiones en su trabajo que, según testigos, le estarían demandando resultados concretos. Y el caso más reciente, se conoció en Bogotá, a través de otros testimonios de algunos uniformados quienes, de acuerdo con sus relatos, se han visto obligados a capturar personas inocentes.

Ante esa situación, el exdirector de la institución y hoy vicepresidente de la República, general (r) Óscar Naranjo, exigió sanciones prontas. Desde Valledupar, donde se encuentra participando de la XIII Cumbre de Ciudades Capitales, dijo que “tengo confianza plena en la Policía. Pero este tipo de hechos deben ser sancionados y castigados”, dijo el vicepresidente, aclarando que lo ocurrido no debe comprometer el nombre de la institución.

Así mismo, añadió que la imagen generalizada que tiene la Policía en el país es la de respeto e integridad. Eso lo demuestra, según añadió, la persecución que ha emprendido el Clan del Golfo en contra de los uniformados. “Aquí lo que hay es una señal clara de que la Policía no es corrupta. Porque si el Clan del Golfo ha asesinado a un gran número de héroes de la patria, es porque entiende que hay una institución que tiene entereza ética y moral que los está combatiendo”, dijo Naranjo.

Finalmente, reiteró que el Gobierno no le dará a ese tipo de organizaciones criminales el estatus político -como lo están pidiendo- para iniciar conversaciones de paz. “No creo que ellos se puedan arropar con nombres seudopolíticos o hábitos que los vistan de una manera distinta!, concluyó el vicepresidente.