En Vichada cultivadores cambian coca por cacao

En Vichada, comenzó el primer proyecto de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos que beneficiará a 189 familias. La meta para 2017 es que 40 mil hectáreas del país estén cobijadas por este tipo de acuerdos.

Juan Pablo Bello

En el departamento de Vichada, según cifras de la Oficina de la Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) hay actualmente 683 hectáreas cultivadas con coca que sostienen una economía ilegal que se ha convertido en el soporte  de centenares de familias campesinas. Aunque no representa una cifra crítica respecto a otras regiones del país, la situación si preocupa. Es por eso que el departamento fue elegido para la puesta en marcha del primer programa -concertado con la comunidad- de erradicación y sustitución voluntaria de cultivos ilícitos.

"Este es el primer acuerdo  de este tipo que se hace. Tendrá un apoyo de hasta 12 meses que en el caso de Vichada se verá representado en la transferencia de 750 mil pesos a las familias comprometidas con el proyecto, que se empiezan a pagar una vez se verifique que la coca esté tumbada", aseguró el alto consejero para el Posconflicto, Derechos Humanos y Seguridad, Rafael Pardo Rueda, quien estuvo en el departamento para el lanzamiento de la iniciativa.

Se trata de la segunda fase de un proceso que comenzó con el estudio de la región para determinar qué producto era el adecuado para lograr una exitosa sustitución. "Este proyecto entra en la segunda parte. La primera fase la hizo la Fuerza Aérea con la comunidad, ahí se determinó que el cacao si era un producto adecuado", explicó Pardo al señalar que el objetivo es que en el departamento la siembra de coca se reduzca a la mitad. Inicialmente el programa cobijará a las inspecciones de Puerto Príncipe, Guerima y Chupave, jurisdicción de Cumaribo.

Como se trata de un proceso de concertación con las comunidades, estas adquieren el compromiso no solo de erradicar la coca, sino también de no resembrar y desligarse de las actividades relacionadas con su comercialización. En caso de que haya incumplimiento, habrá erradicación forzosa por parte de la Fuerza Pública. “Esto puede ser una alternativa muy importante y muy buena para los campesinos que quieren dejar el cultivo ilícito y tener alternativas legales”, manifestó Pardo al señalar que la meta para este año es que 10 mil hectáreas estén cobijadas por este tipo de acuerdos y que para el año entrante se buscará que otras 40 mil hectáreas hagan parte del Pacto de Erradicación Voluntaria.

El programa contará, además con el acompañamiento de Naciones Unidas, a través de la UNODC, y habrá garantías para que los campesinos puedan comercializar el producto nuevo que cultivarán. “Un representante de una de las grandes compañías compradoras de cacao, que es Casa Luker, firmó un acuerdo de compromiso para comprar el cacao que surja de este programa (...) “No es dejar al agricultor solo, sino vincularlo a una alianza con quienes saben del producto, comercializan el producto y tienen una gran experiencia para hacer esta función”, concluyó Pardo insistiendo en que este tió de proyectos no dependen directamente de la entrada en vigencia del Acuerdo Final de paz suscrito entre el gobierno y las Farc.

A su turno el representante de ONUDC en Colombia, Bo Mathiesen, señaló que la oficina está comprometida respaldando estas iniciativas pues son el mecanismo ideal para  generar espacios de crecimiento económico y social equilibrado y sostenible. "Es importante tener socios del gobierno, la sociedad civil y las comunidades que quieren hacer un esfuerzo para que Colombia reduzca de manera significativa los cultivos ilícitos en el territorio. La economía ilícita es algo muy difícil para la construcción de paz, no se puede construir paz si hay muchos cultivos porque los actores armados van a querer seguir con este negocio para alimentar sus ejércitos y su gente", agregó.

Temas relacionados