Las víctimas de la restitución

Desde que empezó el nuevo gobierno se han reportado 14 asesinatos de líderes vinculados alproceso de restitución de tierra.

La muerte ensombrece la tierra prometida. Los campesinos que luchan por recuperar sus predios despojados por los grupos armados ilegales son
asesinados y amenazados sin tregua. El Gobierno sigue adelante con su plan de restitución de casi dos millones de hectáreas, de los más de cinco millones que fueron despojadas, y la ley de víctimas y restitución de tierras va para su tercer debate en el Congreso. En contraste, sólo este mes fueron
enterradas tres personas beneficiarias de la devolución.

El Espectador rastreó estas muertes, y entre agosto de 2010 y marzo de 2011 van 14 líderes vinculados al proceso de restitución asesinados en poblaciones de Norte de Santander, Antioquia, Valle, Cauca, Nariño, Arauca y Tolima.

Lo cierto es que aunque las investigaciones por los crímenes siguen su curso, la mayoría de los crímenes son atribuidos a antiguos miembros de las autodefensas, quienes delinquen por conservar el poderío sobre las propiedades y tierras que una vez despojaron.

Sólo en Urabá, el año pasado, asesinaron a siete campesinos, tras la devolución de 184 bienes (cerca de 4.000 hectáreas), de acuerdo con la
Asociación de Víctimas para la Restitución de Tierras.

El desalentador panorama ha sido reconocido por el Gobierno, que en la última semana se ha comprometido a salvaguardar la vida de los campesinos.Pero el miedo es permanente y muchos prefieren no volver, el conflicto sigue vivo y sus victimarios empoderados.

Promesas de protección y seguridad

Una semana antes de que asesinaran a tres líderes vinculados con el proceso de restitución de tierras, el gobierno de Juan Manuel Santos anunció la creación del Centro Integrado de Inteligencia para la Restitución de Tierras (CI2-RT), conformado por el Ministerio de Defensa, el Ministerio del Interior y la Fiscalía, con el único objetivo de brindar seguridad, diseñar planes de protección y detectar los sitios de mayor riesgo a los beneficiarios de la devolución.

El tema de tierras y el asesinato de sus líderes se han convertido en un tema tan decisivo que todos han propuesto salidas. En el Diálogo Regional de Víctimas, realizado en Puerto Boyacá (Boyacá), el director del liberalismo, Rafael Pardo, propuso crear una guardia nacional para proteger a los líderes campesinos beneficiarios de la restitución amenazados por grupos armados ilegales. Aunque la propuesta suscitó controversia, Pardo aclaró que la guardia “no implica armar civiles, sino crear una fuerza especial para las zonas rurales”.

La memoria de Yolanda Izquierdo

La historia de la líder Yolanda Izquierdo Berrío es el claro ejemplo de las víctimas detrás de la lucha por la restitución de tierras, la ineficacia de los programas de protección y la ambición paramilitar para mantener su poderío en las regiones. Izquierdo, líder de la Organización Popular de Vivienda de Montería (Córdoba), fue la portavoz de 843 familias que, en medio del proceso de Justicia y Paz, luchaban a pesar de las intimidaciones y amenazas por recuperar sus propiedades en Córdoba. Con 43 años, fue asesinada el 31 de enero de 2007 por sicarios de las autodefensas, que la balearon en plena vía pública de Montería. Cerlym Otero, jefe del CTI de la Fiscalía en Córdoba, indicó a la Embajada de Estados Unidos que el Gobierno había fallado “en proteger la vida de Izquierdo” y que eso se tradujo en “falta de recursos y experiencia”.

Para ver infografía sobre las  víctimas de la restitución, clic aquí.

 

últimas noticias

Iván Duque y la gobernabilidad legislativa

Duque triunfó en zona de frontera

La lógica de quienes no votan

Petro, derrotado pero al frente de la oposición