Las víctimas fueron el centro del Acuerdo

Durante todo el proceso de diálogos con las Farc se recalcó que la paz era un deber para con quienes han padecido en carne propia el conflicto.

Fabiola Perdomo, Piedad Córdoba, Leyner Palacio, Pastora Mira, el presidente Santos, Clara Rojas y Alan Jara.  / SIG
Fabiola Perdomo, Piedad Córdoba, Leyner Palacio, Pastora Mira, el presidente Santos, Clara Rojas y Alan Jara. / SIG

Una de las frases más repetidas en los más de cuatro años de negociaciones de paz entre el Gobierno y las Farc ha sido que “las víctimas están en el centro del proceso de diálogos”. Y en realidad así ha sido. Los sobrevivientes de la guerra participaron en los diálogos de La Habana en distintos momentos e instancias. Primero en los foros, luego directamente en visitas a Cuba, en la recta final del Acuerdo estuvieron de primeros en la fila, y ayer, un grupo de ellas llegaron hasta Noruega para acompañar al presidente Juan Manuel Santos en la recepción del premio Nobel de Paz.

Tanto el mandatario como el jefe negociador de paz, Humberto de la Calle, y todos los plenipotenciarios del Ejecutivo señalaron como un mantra que se repitió cada día de negociación que los derechos de las víctimas son la piedra angular que le da sentido a negociar el cierre del conflicto armado. “Colombia debe dejar de ser una fábrica de víctimas”, decía por esos días el jefe de Estado.

Por eso se buscó la participación de las víctimas en los diálogos. Y lo primero que se hizo fue realizar, en agosto de 2014, cuatro foros —tres regionales y uno nacional— que recogieran las propuestas de quienes han sufrido directamente el dolor de la guerra. Casi 4.000 víctimas participaron en los eventos realizados en Barrancabermeja, Villavicencio, Barranquilla y Cali. De allí salieron cientos de propuestas que fueron llevadas a la mesa de diálogos para ser tenidas en cuenta por los negociadores.

Ese mismo mes, en La Habana, las partes acordaron una hoja de ruta para abordar la discusión en torno al quinto punto de la agenda de diálogos: los derechos de las víctimas. En el comunicado conjunto que se emitió en ese momento se estableció que se reconocerían los derechos de quienes sufrieron los impactos de la guerra sin importar el victimario. Se creó la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas y se estableció que la mesa de diálogos recibiría la visita de 60 personas cuyas experiencias de vida representaran el universo de víctimas del país.

Fue así como el 15 de agosto de 2015 llegaron a la capital cubana las primeras 12 víctimas del conflicto armado. Cuatro delegaciones más asistieron a la mesa de negociaciones para contar sus dolores. Sin duda, la experiencia fue gratificante para los negociadores y los sobrevivientes de la guerra, que en su mayoría terminaron por apoyar el Acuerdo de Paz. Luego, representantes de las víctimas asistieron a la firma del fin del conflicto, el 23 de junio, y después a la firma del 26 de septiembre en Cartagena. En el plebiscito, la tendencia también fue clara: las regiones azotadas por la guerra le dieron el Sí al acuerdo, mientras las ciudades apoyaron el No. Ahora, una pequeña delegación de sobrevivientes de la guerra acompaña al presidente Santos a recibir el Nobel de Paz en Oslo.

últimas noticias

Las cinco lecciones de la contienda electoral

Así votó la Amazonía colombiana