Liberales, divididos frente al acuerdo humanitario