Malo para el partido, pero bueno para el país