La presidenta del Senado se defiende