La sentencia de la Corte