¿Vientos de cambio en el Gobierno de Santos?

Mientras el presidente Juan Manuel Santos realiza su 'vuelta a Colombia', en el Congreso se escuchan voces que piden cambios en varias carteras por malos resultados.

En pocos días, el presidente Juan Manuel Santos cumple dos años de mandato —la mitad del período para el que fue elegido— y no es un secreto que en la actualidad el viento no está soplando a su favor. La caída en las encuestas es evidente y el panorama político dista mucho de los primeros días de gobierno, cuando la coalición de la Unidad Nacional marchaba como un reloj suizo.

Hoy existe una clara ruptura entre Gobierno y Congreso, en gran medida, porque luego del rotundo fracaso de la reforma a la justicia, dicen en el mismo Legislativo, el primer mandatario se lavó las manos y dejó a los parlamentarios toda la responsabilidad de las irregularidades en el trámite de la iniciativa.

Pero este no es el único motivo de discordia. Luego de que en el Capitolio le fueran aprobadas todas las reformas solicitadas por el Gobierno, la gestión de los ministros ha sido calificada como deficiente y ya suenan reclamos de cambios para el “segundo tiempo de este partido por Colombia”, como dijo el mismo Santos el pasado 20 de julio.

Uno de los que hablan de frente es el senador Armando Benedetti, de la U, quien afirmó que quiere el relevo de un gran número de ministros, “empezando porque parece que hablaran más inglés que español, que fueran del Country, y no representan ni a las regiones, ni a ningún partido. Yo no quiero hablar con nombres propios porque me gano diez enemigos, pero el estandarte de la mediocridad es Frank Pearl”.

Benedetti añadió que “sólo mantendría en sus cargos a Vargas Lleras, para que no se vuelva candidato a la presidencia; al de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, y a la canciller, María Ángela Holguín, porque son los únicos que saben lo que hacen”.

Para el presidente del Congreso, senador Roy Barreras, si bien la decisión de realizar relevos en el alto gobierno es del resorte de Santos, hay unos ministros a los que “les gusta usar zapatos Gucci y mandar desde sus despachos. Les falta ponerse las botas pantaneras y salir al terreno a ejecutar las políticas que ha prometido el Ejecutivo. En este segundo tiempo, Santos, como técnico del equipo, debe definir qué cambios hacer para cumplir con sus metas”.

El presidente del Partido Conservador, Efraín Cepeda, sin citar nombres o reclamar renuncias, fue concluyente al señalar que en el Ministerio de Salud las cosas no andan bien: “Nos preocupa mucho, no se ha reglamentado la ley aprobada el año anterior, se dice que hay $2 billones represados, el Congreso dio los instrumentos y no avanzan. El sistema de salud está haciendo agua”.

Postura que comparte el senador de la U Mauricio Lizcano, quien señaló que la minsalud “no ha sido capaz de dar resultados”. Además, cree que el Gobierno no ha podido dar continuidad a las políticas de seguridad democrática y, por lo tanto, allí también debería haber cambios.

Desde las trincheras del uribismo, el senador Juan Carlos Vélez manifestó que “hay ministros que ya cumplieron su ciclo: la ministra de Educación, María Fernanda Campo, no fue capaz de sacar adelante la reforma a la Ley 30. Frank Pearl, uno no sabe si está dedicado a los temas de ambiente o a los de paz. Y el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, no ha podido ejecutar la restitución de tierras y el campo anda muy mal”.

Ahora, independientemente de los reclamos del Congreso, es claro que el presidente Santos es consciente de que las cosas no marchan bien y que esto ha venido calando en la opinión pública. Por algo el lunes pasado arrancó la llamada “vuelta a Colombia”, visitando todas las regiones para rendir cuentas y buscar ponerse en sintonía con la gente.

Mientras tanto, en los mentideros políticos suena la ‘gabinetología’ y se habla de cambios y enroques. Por ejemplo, dicen que Rafael Pardo podría dejar el Ministerio de Trabajo y pasar al de Defensa; que Federico Renjifo sería reemplazado por el actual ministro de Comercio Exterior, Sergio Díaz Granados. Y que la ministra de Salud, Beatriz Londoño, tendría un lapso para implementar las reformas que plantea el Gobierno o, de lo contrario, su salida no tendría reversa. Falta ver si son sólo rumores o Santos da noticias en el discurso que tiene preparado para el 7 de agosto.