Viviane Morales, contra la adopción gay

Ante la Registraduría, la senadora liberal Viviane Morales radicará este martes 2’200.000 firmas de ciudadanos que están en contra de la adopción de menores por parte de parejas del mismo sexo.

La senadora Viviane Morales. / Archivo

Las firmas forman parte del proceso de convocatoria a un referendo para que, según Morales, sea la gente la que decida si acepta o no una reforma constitucional en este espinoso tema.“Entregaremos más de dos millones de firmas, lo que significa que dejamos un margen de error de 500 mil, por si se llegan a desestimar algunas”, explicó la parlamentaria. En 45 días, la Registraduría deberá entregar un veredicto sobre la autenticidad de dichas rúbricas.

Según la exfiscal, este ha sido un proceso impulsado por la voluntad de la gente, ya que en total se gastaron menos de $20 millones en el proceso de recolección de firmas, cuando este martes el Consejo Nacional Electoral estipula un tope de algo menos de $3 mil millones. “Uribe se gastó como $2.700 millones en lo de la segunda reelección. En nuestro caso, no se pagó un solo peso por recoger firmas. Han sido los ciudadanos los que han cogido los formularios y los han llenado voluntariamente”, dijo.

Las cuentas de la legisladora parten de que la Registraduría apruebe las firmas y se le dé vía libre al proyecto de ley ordinaria, que exige que sea el Congreso el que apruebe la pregunta con la que se convocará a las urnas. Así las cosas, el proyecto sería llevado al capitolio en junio o julio de este año. La iniciativa requiere cuatro debates, por lo que de ser aprobado estaría pasando a la Corte Constitucional entre septiembre y octubre.

Y será en el alto tribunal donde se dé la más dura pelea. “Los magistrados tendrán que declararse impedidos, ya que tomaron parte en la sentencia que autorizó la adopción para parejas del mismo sexo, hace unos meses. De manera que creería que el proyecto tendría que ser estudiado por conjueces”, detalló Morales, advirtiendo que ese es el escenario de mayor dificultad para su iniciativa.

De surtir todo el proceso, el referendo contra la adopción por parte de parejas del mismo sexo sería convocado para los meses de febrero o marzo del próximo año. Para la senadora liberal, su proyecto tiene vigencia a pesar de la decisión de la Corte, porque la última palabra la tiene el pueblo, al cual apelará para impedir que las parejas del mismo sexo adopten niños.