"Voy a usar guantes de caucho para no dejarme untar de mermelada"

El senador electo Antonio Navarro explica las razones de su respaldo a la reelección de Santos.

Antonio Navarro Wolf.

El senador electo por el movimiento Alianza Verde, Antonio Navarro, formalizó su apoyo a la campaña reeleccionista del presidente-candidato, Juan Manuel Santos. En diálogo con El Espectador, Navarro señaló que optó por Santos de cara a acordar la terminación del conflicto pero enfatizó que si a segunda vuelta hubiera pasado Clara López o el mismo candidato de la Alianza Verde, Enrique Peñalosa, su apuesta sería por ellos.

¿Qué lo motivó a anunciar un apoyo directo a la campaña de reelección del presidente-candidato Juan Manuel Santos?

Decidí acompañar al presidente Santos porque considero que es el candidato que más rápido nos puede conducir a la finalización del conflicto armado y a la concreción de un acuerdo de paz en las conversaciones de La Habana (Cuba). Creo que con el candidato del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, entramos en una situación de incertidumbre sobre las conversaciones, mientras que con Santos es mucho más probable que ese acuerdo de paz finalmente se concrete.

Hay mucho ruido por las acciones de las Farc, que confunden a la gente, pero he leído con detenimiento lo que han publicado acerca de los tres puntos del acuerdo en La Habana y estoy convencido de que eso va bien.

Por otro lado, creo que el presidente Santos nos garantiza unas relaciones menos conflictivas con nuestros vecinos. Siento que Zuluaga, teniendo en cuenta lo que dijo en el debate presidencial del Canal Caracol sobre el tema de la activación de la carta democrática de la OEA (Organización de Estados Americanos), volvería a una situación de confrontación con nuestros vecinos más cercanos y eso no es bueno para el país.

Con lo anterior me refiero a países como Venezuela, Ecuador y Nicaragua, con los que tenemos –en el caso de especial de Nicaragua– dificultades como las que trae consigo el fallo de La Haya. Siento que la posición de la candidatura de Zuluaga favorecería una situación tensa a nivel internacional.

¿Usted es un convencido de que con el presidente Juan Manuel Santos el país podrá alcanzar la paz?

Con el presidente Santos se puede terminar el conflicto armado y una tarea importante es el desarme de la guerrilla, pero de ahí para allá, que vaya a haber ríos de leche y miel, no lo creo. Creo que están vendiendo la paz como una especie de panacea que va a resolver todo, pero lo que hace la paz es terminar el uso de las armas en la política. Ahí es cuando comienza la capacidad de transformar la sociedad colombiana.

No le podemos pedir a la paz lo que no es responsabilidad de la paz sino de todos los colombianos: los temas de solucionar el modelo de desarrollo, la orientación de la política social o los temas de medio ambiente; todo eso nos corresponde a nosotros los que creemos en esa transformación y no nos hacemos ilusiones de que la paz vaya a dar todo eso.

¿Qué opina de la posición que adoptó el excandidato de la Alianza Verde, Enrique Peñalosa, respecto a dejar que las personas que lo apoyaron decidan libremente por quién votar en los comicios del próximo 15 de junio?

Pienso que Peñalosa les dio la posibilidad a sus votantes de tomar decisiones conforme a sus intereses o afinidades, respetando los diferentes puntos de vista que puedan existir. Pero considero que más del 70% de los votantes de la Alianza Verde vamos a votar por Santos.

¿Y cuál va a ser su posición desde el Senado, en caso de que eventualmente el presidente Santos sea reelecto, lo apoyaría o se va a declarar en oposición?

Seré totalmente independiente. Nada de mermelada, no me interesa. Voy a usar guantes de caucho para no dejarme untar de mermelada a la hora de votar. Sin embargo, apoyaré proyectos que sean de interés nacional. Ojalá pudiéramos hacer un consenso nacional sobre dos temas: un salto adelante en la educación en los próximos 10 años y un posconflicto bien organizado, planeado y financiado. En ese par de temas quisiera cooperar para que haya acuerdos nacionales.

Es decir que usted reconoce que desde el Gobierno Santos se ha repartido mermelada.

Claro que se ha repartido mermelada y en el gobierno de Álvaro Uribe también. Por eso la mermelada lejos de mí. Yo hubiera preferido que ganara Peñalosa o que ganara Clara López, pero no pasaron a segunda vuelta.

Si los comicios del próximo 15 de junio fueran entre Clara López y Juan Manuel Santos estaría haciéndole campaña a Clara, igual si estuviera Peñalosa. Lo que pasó nos deja una gran lección: que debemos aprender a unir a las fuerzas alternativas. Si hubiéramos estado unidos Polo y Alianza Verde, de pronto estaríamos en segunda vuelta.

¿Se podría decir entonces que usted solo siente afinidad respecto al presidente Santos por la paz, pero difiere de la mayoría de sus propuestas?

Por el tema de la paz y porque haya relaciones internacionales prudentes, sin injerencia en la situación interna de otros países.

Recientemente, uno de los mayores representantes de la izquierda, el senador del Polo Jorge Enrique Robledo, manifestó que no iba a votar ni por Santos, ni por Zuluaga. ¿Está de acuerdo con lo que dice Robledo respecto a la coherencia política?

Considero que no participar es permitir que otras personas o movimientos decidan por uno. Yo prefiero participar y ser parte de la democracia.