Y Vargas Lleras será candidato presidencial en 2018

Muchas versiones se han tejido en torno a su inminente aspiración, que él mismo nunca se ha atrevido a confirmar. Ahora, tras sus declaraciones en torno al acuerdo de paz con las Farc, se despejan las dudas.

Lo dijo primero en la entrevista para revista Semana del fin de semana pasado: “En lo que a mí respecta, iré a la próxima campaña a enfrentarlos en la plaza pública y a derrotarlos con los mecanismos de la democracia. Porque una cosa es que muchos compartamos que mediante este acuerdo podremos recuperar la paz, aceptando los sacrificios que el acuerdo impone, y otra muy distinta que esta sea el preámbulo, como algunos sueñan, para entregarles a las Farc el gobierno y la conducción de la Nación. Qué bueno que sea en las urnas donde tengamos ahora la oportunidad de derrotar a las Farc”.

Y esta noche, en diálogo con la periodista Claudia Gurisatti, lo volvió a reiterar: “Seré el primero en enfrentar en las urnas a las Farc, en su intento de llegar al poder”. Dos declaraciones que han pasado desapercibidas pero que dejan constancia ineludible del camino que el vicepresidente Germán Vargas Lleras tomará dentro de muy poco: retirarse del Gobierno para lanzarse a la aventura de buscar la Presidencia de la República en 2018.

De hecho, desde que aceptó ser la fórmula del presidente Juan Manuel Santos para la campaña reeleccionista de 2014, Vargas Lleras siempre fue visto como un potencial aspirante a la primera magistratura del Estado. Por eso, cuando el jefe de Estado le encargó sacar adelante los temas de infraestructura, vivienda y agua potable, sus rivales políticos aseguraron que lo que estaba haciendo era “pavimentando” su futura campaña.

Ahora, con las respuestas en torno al acuerdo final de paz alcanzado entre el gobierno Santos y las Farc en La Habana, del cual el vicepresidente habían mantenido un prudente pero a la vez estratégico silencio, el país político queda notificado: Germán Vargas Lleras será candidato a la Presidencia en 2018, seguramente a nombre de su partido, Cambio Radical, aunque con tanto camino por recorrer, habrá que esperar quien se sube a su campaña.