Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 5 horas

Ya habría acuerdo sobre garantías de seguridad para las Farc

Coge fuerza la versión de que se implementarán esquemas mixtos de seguridad, compuestos por integrantes de las Fuerzas Militares y excombatientes de la guerrilla, sujetos a la directrices de la Unidad Nacional de Protección.

Los mismos desmovilizados de las Farc podrían integrar los esquemas de seguridad de sus jefes. / Archivo
Los mismos desmovilizados de las Farc podrían integrar los esquemas de seguridad de sus jefes. / Archivo

Según las informaciones que llegan desde la mesa de negociaciones entre el Gobierno y las Farc en La Habana, uno de los temas que más les preocupa a los jefes guerrilleros tienen que ver con las garantías de seguridad una vez se concrete su desmovilización. “Con grupos paramilitares, con crímenes y atentados, con amenazas y terror no puede materializarse la paz”, manifestó el grupo subversivo en un comunicado de abril pasado.

De hecho, uno de los puntos que actualmente está siendo discutido dentro del punto tres de la Agenda de Diálogos –sobre el Fin del Conflicto-- tiene que ver con ello, incluyendo el esclarecimiento del paramilitarismo y el combate a las organizaciones criminales y sus redes de apoyo, responsables de masacres y crímenes de defensores de derechos humanos y líderes sociales.

Aunque todo son rumores y en las últimas semanas se viene diciendo que la concreción de un acuerdo sobre ese punto del Fin del Conflicto está muy cerca, RCN Radio reveló hoy que ya hay un acuerdo sobre esas garantías de seguridad, que plantea la creación de una “comisión nacional”, que además de coordinar la lucha para el desmonte de las organizaciones criminales sucesoras del paramilitarismo, se encargará también de la protección de los guerrilleros desmovilizados de las Farc.

La idea es que desde el Gobierno se implementen las garantías de tipo institucional, políticas y personales, para evitar que los guerrilleros sean asesinados una vez se incorporen a la sociedad civil. El modelo a seguir sería con “esquemas mixtos de seguridad, compuestos por integrantes de las Fuerzas Militares y excombatientes de las Farc, pero sujetos a la directrices que indique la Unidad Nacional de Protección (UNP)”.

El tema no es nuevo. En mayo pasado, tras una visita de Diego Mora, director de la UNP a La Habana, donde se entrevistó con las delegaciones de paz de Gobierno y guerrilla, se habló de esta posibilidad. En ese entonces, se planteó además la creación de un comité permanente que dependería directamente de la Presidencia de la República y que se encargaría de monitorear la seguridad de los desmovilizados de las Farc. Ahora, las versiones hablan de crear una subdirección especial al interior de la UNP.

“Estamos trabajando activamente en la construcción de los protocolos para que una vez se culmine el proceso de reincorporación proteger a las personas que hagan tránsito al partido político de las Farc. El Estado colombiano garantizará la seguridad de estas personas. Tendremos esquemas de seguridad que contarán con vehículos blindados, chalecos y algunos otros medios tecnológicos que estamos comenzando a organizar”, explicó Mora a su regreso a Colombia.

Y dejó abierta la puerta a la opción de que haya exguerrilleros escoltas: “Es un tema que se está trabajando y no hay que descartarlo”, recordando experiencias pasadas: “Muchas de los exintegrantes del M-19 que se reincorporaron a la vida civil comenzaron a prestar servicio a sus mismos compañeros. Incluso algunos prestan sus servicios como escoltas dentro de la Unidad de Protección”.

Mora tiene claro también que todos esos esquemas de protección se construirán de acuerdo al nivel de riesgo, pues para él no todos los van a necesitar. Por ejemplo, es lógico pensar que quienes entren a participar en política, como está previsto que suceda, deberán tener una mayor seguridad. Eso sí, los exguerrilleros que pasen a hacer parte de la UNP tendrán previamente un entrenamiento especial y varios filtros para su ingreso. O sea, no es solo que se haya desmovilizado y conozca el manejo de armas.

RCN reveló igualmente que por ahora no se anunciará oficialmente ese supuesto acuerdo sobre garantías de seguridad y se esperará a que haya humo blanco en torno a todo el punto del Fin del Conflicto, que implica además el cese del fuego y de las hostilidades bilateral y definitivo, la dejación de las armas y la reincorporación de las Farc a la vida civil. Y con ello, lo de las zonas de concentración de las unidades guerrilleras. El actual ciclo de diálogos termina el próximo 14 de julio.