Columna de opinión

Yo también viví del rebusque

El representante de la Alianza Verde habla, desde su historia de vida, del proyecto de ley que propone disminuir las horas laborales, de 48 a 36. Según él, esto ayudaría a la productividad de las empresas y a evitar la deserción escolar de los jóvenes que necesitan trabajar.

Imagen de referencia.Cortesía SENA

Una naranja tiene gran significado para mí y no es precisamente por la economía naranja. Me encanta tomar su jugo todas las mañanas. Recuerdo que cuando tenía 9 años me tocó empezar a trabajar y precisamente vendía naranjas. Estudiaba, pero la mayor parte del tiempo estaba en las calles vendiendo desde naranjas, tomates, prensa y lotería.

Los últimos años de bachillerato estudié en la nocturna, logré laborar en una empresa de confecciones. El salario mínimo era $36.000, necesitaba ese dinero para poder estudiar. Era caótico estudiar y trabajar porque cuando era temporada, casi que vivíamos allí. 

Después pude iniciar mi licenciatura, era mensajero en la Personería de Medellín. Fue un reto madrugar a clase, trabajar todo el día, volver a clase en la noche y dormir poco. Lo viví yo y los sufren en carne propia muchos jóvenes que anhelan ser profesionales.

La realidad de nuestro país no ha cambiado mucho. Comencé a trabajar hace más de 30 años y era un niño. En la actualidad todavía vemos a nuestra niñez trabajando cuando deberían estar estudiando. Según el DANE, cerca de 644.000 niños trabajan, la tasa de desempleo de la población joven se ubicó en 17,7% en el primer período de 2019, de acuerdo con la Gran Encuesta Integrada de Hogares. Además, el desempleo nacional llegó al 10,8%, menos empleo que el año pasado, estas son cifras desconsoladoras.

Yo que viví del rebusque puedo decir que el deseo de nuestros niños no es trabajar. Si esta sociedad brindara más oportunidades, no tendrían que estar en las calles, en los semáforos o delinquiendo en las esquinas. Estarían en actividades culturales, deportivas y artísticas. Después de haber pasado por tantos sacrificios, hoy tengo el privilegio de representar a mi gente desde el Congreso, presenté un proyecto de ley para modificar la jornada laboral, no nos estamos inventando el agua tibia, en países desarrollados no se trabajan 45 ni 48 horas, se trabajan entre 36 y 40 horas, como en Chile, Alemania y Dinamarca por mencionar algunos. Buscamos entre otras cosas que nuestros jóvenes tengan la posibilidad de dignificarse.

Un trabajador en Colombia está laborando más de 48 horas a la semana, al reducir la jornada laboral a 36 horas, se logra más productividad para la empresa porque el empleado no va a trabajar cansado. Al dinamizar la economía, las industrias pasarían a tener un turno más, se generaría entre un 25% más en empleos que podrían ser para jóvenes que estudien y requieran trabajar. Así, también, combatimos la deserción académica.  A la vez, empezarían a cotizar en el Sistema de Seguridad Social lo que implicaría más recursos para el fondo de pensiones.

Esto permitirá hacer efectiva la propuesta del primer empleo para los jóvenes que salen de las universidades e instituciones técnicas y se cumpliría la promesa que múltiples Gobiernos han tenido con la sociedad.

Mi iniciativa se diferencia con la del senador Álvaro Uribe en cuanto él pretende que los jóvenes sean contratados por horas. La misma propuesta del Gobierno para aumentar el crecimiento económico que, según ellos, el remedio es la contratación por horas. Eso al final termina privilegiando a la clase empresarial, se crea un detrimento de la clase obrera que tendrá que estar viviendo del rebusque como a mí me tocó. Van a terminar legitimando la informalidad.

En este sentido, el paro del 21 de noviembre no es una conspiración contra el Gobierno del presidente Duque, sino una manifestación justa de los trabajadores y miles de desempleados de este país que reclaman el cumplimiento de los derechos laborales y piden no privilegiar a unos sectores bajo este nefasto sistema de Gobierno corporativista.

*Representante de la Cámara por la Alianza Verde. 

891648

2019-11-18T12:51:58-05:00

article

2019-11-18T12:51:58-05:00

nataliatamayogaviria_1236

none

León Fredy Muñoz*

Política

Yo también viví del rebusque

30

3923

3953