Cuando Abelardo De la Espriella defendía la paz