Una industria que pisa fuerte